La cantante, en su entrada a Mochomos, no habló con la prensa ni saludó a ninguna de las autoridades presentes. Omar Saucedo
Pasó directo a su mesa reservada en el restaurante, acompañada por Nacho Peregrín, su hermano, con quien compartió la mesa

La noche de ayer, como VANGUARDIA anunció hace un par de días, la cantante Belinda estuvo en Saltillo para inaugurar el nuevo restaurante Mochomos, ubicado en Paseo Villalta, aunque no alcanzó al corte del listón, el cual estuvo presidido por el alcalde, Manolo Jiménez, y los dueños del establecimiento Alberto Martínez, Alfonso Lira y Víctor Setién.

A pesar de ser invitada de honor a la noche inaugural, la cantante llegó casi a la media noche y se rehusó a hablar con los medios ahí reunidos. Pasó directo a su mesa reservada en el restaurante, acompañada por Nacho Peregrín, su hermano, con quien compartió la mesa.

Durante el día Belinda compartió historias en redes donde dio a conocer a sus seguidores los lugares que visitó en Saltillo, incluidos la ruta Vinos y Dinos, San Juan de la Vaquería y el Museo del Desierto.