Especial
La compañía estadounidense lucha por mantener el 737 MAX en el aire

NUEVA YORK, EU.- Son horas inciertas para Boeing, la mayor firma aeronáutica del mundo y la primera exportadora de Estados Unidos, a raíz de los dos accidentes protagonizados en menos de medio año con sus aviones 737 MAX 8.

La compañía ha entregado 376 aeronaves y tiene 4 mil 636 encargos en plena fabricación, ahora en riesgo.

Tras el siniestro del 10 de marzo en Etiopía, donde murieron 157 personas, y las similitudes con el del pasado octubre en Indonesia, donde murieron 189, los reguladores en Estados Unidos, la Unión Europea, China, Turquía, Australia, México y Sudáfrica, entre muchos otros países, han suspendido los vuelos de estos aviones.

Boeing paralizó el jueves pasado las entregas del 737 MAX 8, aunque seguirá produciéndolo a un ritmo de 52 al mes, teniendo en cuenta la actualización del software de control de vuelo que planea aplicar en las próximas semanas -días, según versiones- y que impondrá la Administración de Defensa de EU. (FAA, en inglés) antes de abril.

No obstante, la amenaza de que las aerolíneas cancelen los pedidos de sus aviones de último modelo supondría un problema para la compañía, que los vende en cerca de 120 millones de dólares, según The New York Times.

La compañía rusa Aeroflot, que ha comprado 20 aeronaves, ha advertido que cancelará las compras si no se garantiza la seguridad de las naves.

La planta y los hangares de la empresa están ubicados en Renton, Washington, donde laboran 70 mil personas, casi la mitad de sus 153 mil empleados. Ahora Boeing estudia cómo afectará todo este asunto a su sistema productivo.

Esta semana ha perdido unos 25 mil millones de dólares en bolsa, y según la firma de análisis Melius Research, que señala a la “considerable incertidumbre” de la situación, podría enfrentarse a unos costes permanentes de 1 mil millones y otros variables de “varios miles de millones”, sin contar cancelaciones de clientes.

En una nota, los analistas teorizan sobre un potencial rediseño de los 737 MAX, que estiman costaría unos 255 millones de dólares, así como un posible acuerdo judicial en Estados Unidos del que solo encuentran precedente en el accidente del Concorde, por unos 150 millones, y costes de sustitución de las naves, por unos 535 millones.

Pero en el aire queda la pregunta de cómo impactarán a la larga estos contratiempos a una empresa que en 2018 aumentó sus beneficios netos un 24 por ciento, hasta los 10 mil 460 millones de dólares, y registró ingresos récord de más de 101 mil millones, impulsada por el gran número de aviones entregados durante el año.

LÍNEAS DE NEGOCIO

Boeing tiene cuatro principales líneas de negocio, la fuerte es la de aviación comercial, que facturó 60 mil 715 millones de dólares; seguida por la de defensa, espacio y seguridad, 23 mil 195 millones; otra referida a los servicios globales, 17 mil 018 millones, y otra de capital, 274 millones.

En cuanto a la aviación comercial, Boeing desarrolla, produce y vende aeronaves, entre ellas la gama de cuerpo estrecho 737 y la de cuerpo ancho 747, 767, 777 y 787.

La aeronáutica entregó un récord de 806 aviones el año pasado, cifra que esperaba superar para 2019, con entre 895 y 905, cuando publicó sus resultados anuales a finales de enero.

Resultaron llamativas las ganancias operativas de esta línea de negocio, 7.879 millones de dólares que, si bien son muy menores a la cifra de las ventas, representaron un aumento del 44 por ciento respecto al año anterior y prácticamente cuadruplican las de 2016, de 1 mil 981 millones.

Según su último informe para la Comisión del Mercado de Valores (SEC), el programa destinado a los “jets” 737 contribuyó a un próspero 2018 y, teniendo en cuenta que la primera entrega del 737 MAX 8 fue en mayo de 2017.

Para 2019 planeaba “incrementar su ritmo de producción” de 52 mensuales a 57, algo que queda en duda.

SU LADO MILITAR

Por otra parte, Boeing, la segunda firma de defensa más grande del mundo, se dedica a investigar, desarrollar, producir y modificar naves militares con o sin tripulación, y también aviones de combate y entrenamiento, entre otros aparatos armamentísticos.

Aumentó un 13 por ciento sus ingresos en este negocio tras dos años estancado, gracias entre otras cosas a un mayor volumen de aviones de combate F/A-18, satélites y programas de armas, mientras que buena parte de sus contratos ese año fueron con el Pentágono (20 contratos en septiembre, por valor de 13 mil 700 millones de dólares).

Y es que el departamento de Defensa, responsable de casi toda la facturación en esta área en 2018, un 86 por ciento, es el primer cliente de la firma, que también cuenta con la NASA y, a nivel internacional, con empresas de defensa y de satélites civiles y comerciales.

El último día de esta semana de crisis para Boeing la ha visto remontar el vuelo levemente, ya que los inversores han visto la oportunidad y, tras su caída en Wall Street, han apostado por las compras hasta impulsar su valor un 1,52 % en el grupo del Dow Jones.