Ante la amenaza de erupción del volcán Agung, en Indonesia se han evacuado de más de 34 mil habitantes y posiblemente se presenten algunas cancelaciones de vuelos en el aeropuerto.

Las autoridades indonesias indicaron hoy que el número de evacuados por la actividad del volcán Agung en el este de la isla indonesia de Bali ha aumentado hasta 34 mil 931, mientras continúa el máximo nivel de alerta de erupción.

El director de información de la Agencia Nacional de Gestión de Desastres (BNBP, por sus siglas en indonesio), Sutopo Purwo Nugroho, dijo en un comunicado que los evacuados han sido alojados en 238 puntos en siete distritos, además de Karangasem, donde se encuentra el Monte Agung.

“Se estima que el número de refugiados siga aumentando porque no todos los refugiados están registrados. Incluso hay gente que ha abandonado la isla de Bali”, dijo Nugroho.

Cerca de 80 mil personas residen dentro de la zona de peligro del volcán, que el viernes fue ampliada hasta un radio de 12 kilómetros alrededor del cráter cuando el Centro de Vulcanología y Mitigación de Peligros Geológicos (CVMPG) elevó el nivel de alerta de 3 a 4 (el máximo).

 

Te puede interesar
Foto: Tomada de Internet

En Karangasem camiones de ganado abandonan la zona del volcán y fuerzas de seguridad y voluntarios organizan los refugios y recaudan donaciones para los evacuados.

Las autoridades afirman que no hay peligro para los turistas y el aeropuerto internacional de Bali Ngurah Rai continúa operando con normalidad, aunque el CVMPG advierte de posibles cancelaciones en vuelos y transporte marítimo si el volcán entra en erupción.

El BNBP indicó el jueves, en un comunicado, que los temblores actuales son similares a los incidentes anteriores a la erupción del Monte Agung en 1963, que duró casi un año y que mató a más de mil 100 personas.

Bali es el principal destino turístico de Indonesia, con una afluencia mensual de unos 200 mil turistas extranjeros, según datos oficiales.

El archipiélago indonesio se asienta dentro del denominado “Anillo de Fuego” del Pacífico, una zona de gran actividad sísmica y volcánica que es sacudida por miles de temblores al año, la mayoría de escasa magnitud.