Foto: Especial
Autoridades de Hacienda pidieron a la población tener siempre presente que la geolocalización de dispositivos en operaciones financieras es únicamente para transacciones virtuales y personales

Desde el pasado 21 de marzo entró en vigor la geolocalización de dispositivos para operaciones financieras, que buscan combatir el lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo, sin embargo, organizaciones delincuenciales ya están aprovechando para realizar una nueva forma de extorsión.

Las recientes víctimas de fraude bancario aseguran que los delincuentes los engañan con información de que se realizaron algunas compras con sus tarjetas en otras ciudades, cuando en realidad para ese tipo de operaciones no se utiliza la geolocalización.

“en este caso las compras que tenemos registrado en el estado de Querétaro, lo cual evidentemente no coincide con su domicilio ya que usted radica en San Pedro de Garza, mi deber sería transferirlo, con un asesor de área de cancelaciones y cargos no reconocidos”, se escuchó en la presunta llamada de fraude.

Nieves González dice que recibió una llamada similar.

“Me habían dicho que gracias al geolocalizador, habían detectado que se había hecho una compra en Puebla, otra en Veracruz y otra en Nuevo León. Cuando les di el número, me pidieron el número secreto, las tres cifras atrás de las tarjetas y con todo eso, me dijo ya están canceladas sus cuentas. Lo que hice fue colgar y corrí al banco y en el banco me dijeron, no, esto es un fraude y sus tarjetas no están canceladas, tienen mucha labia”, agregó Nieves.

Autoridades de Hacienda pidieron a la población tener siempre presente que la geolocalización de dispositivos en operaciones financieras es únicamente para transacciones virtuales y personales.

“Que cuando una institución financiera transacciones con su cliente cuando abra el contrato, haga algún movimiento, se sepa en dónde está, únicamente en ese momento. Cuando lo hace con un teléfono inteligente, saber en dónde está, no dar información de sus cuentas, no es la forma en que transaccionan los bancos y otras instituciones financieras, no tienen porque dar sus claves de acceso y ningún otro dato de su cuenta”, concluyó Jorge Meléndez, titular de la unidad de banca, valores y ahorro de la SHCP.