Foto: Especial
Colaboradores de Polevnsky confirmaron que, a través de un representante legal, la exdirigente efectuó su registro como aspirante por la Quinta Circunscripción electoral, a la que pertenece el Estado de México

Con dos investigaciones abiertas en su contra por presunto ejercicio indebido de recursos públicos —una de la FGR y otra del INE—, la exsecretaria general de Morena Yeidckol Polevnsky se registró como aspirante a diputada federal de su partido por la vía plurinominal.

Colaboradores de Polevnsky confirmaron a Animal Político que, a través de un representante legal, la exdirigente efectuó su registro como aspirante por la Quinta Circunscripción electoral, a la que pertenece el Estado de México, donde tiene su domicilio.

Una vez que la Comisión Nacional de Elecciones de Morena revise y apruebe su solicitud de registro, Polevnsky —quien ha sido senadora de la República y secretaria general de Morena— aparecerá en la lista de candidatos a diputados de representación proporcional (plurinominales).

Es previsible que a Polevnsky se le asigne uno de los primeros lugares en las listas, lo que prácticamente garantiza su acceso a la Cámara de Diputados y, con ello, a la protección constitucional del fuero de que gozan los legisladores.

Las fuentes consultadas señalaron que la morenista buscaría perfilarse como coordinadora de su bancada en San Lázaro. 

“La diputación es algo que ella se merece por todo lo que ha hecho por el proyecto de Andrés Manuel López Obrador”, afirmaron.

Este medio buscó directamente a Polevnsky para preguntarle sobre sus nuevas aspiraciones políticas, pero no atendió la solicitud.

La militancia de Polevnsky junto a López Obrador a lo largo de casi dos décadas le permitió acceder a puestos importantes de la función pública y ascender a la máxima dirección del partido hoy en el poder. 

Su trayectoria política ha estado envuelta en polémicas (por ejemplo, se dio a conocer que se benefició de la condonación de impuestos millonarios durante el peñismo), y su gestión en Morena concluyó con una denuncia penal ante la Fiscalía General de la República (FGR) por supuestos malos manejos de recursos públicos.

Dicha denuncia acusa que, poco antes de ser destituida de la dirigencia de Morena —en enero de 2020—, Polevnsky personalmente autorizó un pago fast-track de 398 millones de pesos a dos proveedores por bienes que no se entregaron y obras que nunca se llevaron a cabo. Los pagos beneficiaron a dos empresas de Grupo Ebor, del empresario Enrique Borbolla García, amigo de Polevnsky.

En junio, la FGR abrió una carpeta de investigación en contra de la morenista por posible peculado y corrupción.

Paralelamente a la indagatoria de la Fiscalía, el Instituto Nacional Electoral (INE) le inició un procedimiento oficioso para investigar la transacción de los 398 millones de pesos a las empresas de Grupo Ebor, un pago que el partido intentó ocultar en su contabilidad para burlar a la autoridad.

El árbitro electoral advirtió que presentará una denuncia ante la FGR si concluye que hubo un delito en el manejo de los recursos públicos, con lo que Polevnsky sumaría dos procesos ante la Fiscalía.

Fuentes del INE prevén que dicho expediente no quede listo antes del registro formal de las candidaturas, pero confiaron en que se concluya previo a la jornada electoral del 6 de junio.

Foto: Especial

Política empresarial

Polevnsky suele definirse como política y empresaria. Antes de militar con López Obrador, había sido dirigente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra). 

En 2004 fue designada como candidata externa del PRD a la gubernatura del Estado de México, contienda que perdió frente al priista Enrique Peña Nieto. Abanderada de nuevo por el partido del sol azteca, en 2006 fue elegida senadora de la República por mayoría relativa.

A partir de 2012, Polevnsky no ocupó ningún cargo público ni partidista, pero trabajó en la construcción de la tercera campaña presidencial de López Obrador. Fue hasta 2015 que la mexiquense asumió la secretaría general del recién creado partido Morena, y dos años después tomó las riendas como presidenta en funciones.

Aun cuando tenía derecho a un pago de honorarios por el desempeño de su cargo en la dirección de Morena, Polevnsky aseguraba que no cobraba por su trabajo partidista —que hacía como “voluntaria” del movimiento obradorista— y que vivía de sus “rentas”.

Ningún ciudadano sabría, sin embargo, qué actividades le generaban rentas a la morenista, ni a cuánto ascendían esos ingresos. La única declaración patrimonial de Polevnsky es la que entregó al Senado en su paso como legisladora, pero su contenido no es público, pues, año con año, la mexiquense solicitó reservar por completo la información relativa a sus bienes, ingresos e inversiones, según los documentos en poder de Animal Político.

En octubre de 2019, se dio a conocer que el SAT le condonó impuestos por 16.4 millones de pesos en 2013. Polevnsky refutó que ese adeudo se le había generado por un “error” en el registro de su régimen fiscal, y que la autoridad fiscalizadora accedió a cancelarle el cobro al aclararse la equivocación.

Como dirigente de Morena (dos años como secretaria general y dos como presidenta en funciones), Polevnsky atravesó turbulencias y críticas internas. 

Por ejemplo, en mayo de 2019, en medio de las elecciones estatales de Tamaulipas, fue captada abordando una aeronave privada para hacer un viaje que habría tenido un costo estimado de 23 mil dólares. No se conoció si el partido, o ella, pagó el servicio, o si se trató de una donación ilegal de campaña, pues ni Polevnsky ni Morena accedieron a transparentar la información.

En 2017, poco antes de los comicios estatales en cuatro estados, se filtró una conversación telefónica entre la entonces dirigente y un hijo de López Obrador en la que ambos abordaban, supuestamente, la contratación de una empresa para justificar castos de campaña del partido. Polevnsky señaló que el audio fue sacado de contexto.

Fuente: ANIMAL POLÍTICO