Fallecidos por COVID podrán velarse y sepultarse de nuevo en Coahuila

Coahuila
/ 4 diciembre 2021

Ceremonias sólo podrán durar cuatro horas con cupo de 20 personas, pero sí se podrá ver al difunto

Las personas fallecidas por COVID-19 o cuya muerte sea por sospecha como portadoras del virus, podrán ser veladas e inhumadas, además que los amigos y familiares podrán ver el cadáver bajo medidas sanitarias, en una ceremonia que podrá durar hasta cuatro horas solamente; esto tras reformarse el decreto estatal en el cual se establecía sólo la cremación directa al ser caso confirmado o sospechoso del virus.

El Gobierno Estatal reformó el decreto inicial publicado el 7 de abril del 2020 de los lineamientos para el manejo seguro y disposición de cadáveres por causa de muerte probable o confirmada de COVID-19, esto en base a dos argumentos: un estudio de la Sociedad Española de Anatomía Patológica, en el cual se establece que no hay evidencia de contagio de Covid por manejo de cadáveres, al menos de un contacto directo con sus fluidos.

Además al no existir evidencia científica de contagio, el cual se refiere de bajo riesgo, no debe existir ni discriminación, ni distinción para la disposición final del cadáver, en base a los derechos humanos.

Las modificaciones al decreto incluyen que independiente de la causa de muerte de la persona, podrá llevarse a cabo una ceremonia fúnebre o velación observando las medidas sanitarias que prevalecen, pero sólo podrá durar cuatro horas y con un cupo máximo de 20 personas.

Además los familiares podrán ver el cadáver durante la velación bajo condiciones controladas de sanidad, sin establecer contacto físico de manera directa o indirecta con el mismo, ni con instrumentos o superficies que puedan estar contaminados y tendrán que tener aseo de manos después de estar cerca del féretro.

SIGUE VIGENTE LA CREMACIÓN

Sin embargo, los cadáveres podrán ser cremados o inhumados, de acuerdo con la decisión de los familiares o amigos más próximos, además el Comité Técnico y Subcomités Regionales podrán modificar esta disposición al presentarse menor o mayor riesgo de contagio en cada región.

Cuando los cadáveres sean entregados por la institución en donde ocurrió el fallecimiento, deberá mantenerse en la bolsa especial herméticamente cerrada hasta en tanto no le sea practicada, en la funeraria, el procedimiento de limpieza, embalsamiento, maquillaje y vestimenta para la ceremonia.

En el manejo y preparación del cadáver, las funerarias deberán contar con personal y equipo especializado, previamente dado a conocer por la Secretaría de Salud, y la recomendación general es el embalsamamiento del cadáver.

COMPARTE ESTA NOTICIA

Newsletter

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie