Es el IEC elefante blanco, dice la Unión Democrática de Coahuila

Saltillo
/ 30 noviembre 2015

Mientras carezca de marco jurídico secundaria no estará en posibilidades para nombrar comisiones, dijo Guadalupe Olvera Patena, presidente del Comité Municipal

Saltillo.- Aunque los consejeros ya recibieron sus nombramientos, rindieron protesta e hicieron una sesión de “instalación”, el nuevo Instituto Electoral de Coahuila (IEC) permanece como “elefante blanco”, sin funcionar reglamentariamente, sin sede, sin presupuesto, sin nada, por lo que urge establecer el mecanismo legal secundario para que pueda operar, consideró Guadalupe Ascensión Olvera Patena. 

El presidente del Comité Municipal de la UDC y representante de ese partido ante el extinto IEPC, alertó que el nuevo OPLE de Coahuila nació con un problema de fondo. 

“El problema es que ellos traen un asunto de fondo… no hay un marco jurídico, es decir no hay un sustento para que ellos nos convoquen y puedan sesionar y no por el hecho de que no tengan un local dónde sesionar, eso sería lo de menos. 

“El problema es que no tienen la forma de establecer el mecanismo porque del tema de la Reforma Electoral en cuestión del Código o como se vaya a llamar la Ley Secundaria, eso está pendiente todavía en el Congreso del Estado”, indicó. 

Las actividades del IEC, ya a dos semanas de que sus 7 consejeros rindieron protesta, han permanecido en un total misterio, a excepción de una reunión que sostuvieron el pasado 11 de noviembre con el gobernador Rubén Moreira y a la que no asistió la presidenta Gabriela María De León Farías. 

Olvera Patena dijo que mientras el IEC no tenga marco jurídico secundario, no estarán en posibilidades ni para nombrar comisiones, ni para el funcionamiento en sí del organismo porque precisamente el funcionamiento está regulado a través de un código. 

Recordó que existe un código con el que funcionaba el anterior IEPC, pero que no se puede utilizar para que funcione el IEC. 

Olvera Patena calificó de “improvisación” todo el proceso que se ha llevado para darle vida al nuevo OPLE. “Por ahora no tenemos ni idea de qué estén haciendo”, opinó.