No respetan saltillenses restricciones al acudir a surtir la despensa

Saltillo
/ 12 abril 2020

Hace tres semanas, las cadenas de tiendas de autoservicio recomiendan también que no acudan menores al realizar las compras

A poco más de mes de que los supermercados implementarán ciertas restricciones, como mantener la distancia de un metro y medio entre los clientes, acudir solo una persona por familia, no niños, pago con tarjeta de crédito y reducir el acceso a las tiendas en grupos de 10 personas, los saltillenses desconocen las medidas y acuden en parejas a realizar sus compras.

Desde hace un mes la recomendación de los supermercados a los saltillenses es que acuda únicamente un integrante de la familia a realizar las compras necesarias, con el objetivo de prevenir la posibilidad de contagio de COVID-19.

Hace tres semanas, las cadenas de tiendas de autoservicio recomiendan también que no acudan menores al realizar las compras, ni adultos mayores, ya que son considerados uno de los grupos más vulnerables.

$!No respetan saltillenses restricciones al acudir a surtir la despensa

Hace dos semanas, algunos supermercados de la localidad dispusieron horarios particulares y exclusivos para que los adultos de la tercera edad realicen sus compras.

VANGUARDIA constató, en un recorrido por distintos supermercados al norte de la ciudad, que los saltillenses continúan violando dichas restricciones, toda vez que insisten en acudir a realizar las compras en pareja e incluso familias completas.

“Se las ingenian para evadir los filtros colocados a la entrada de los supermercados, ingresando con algunos minutos de diferencia o aprovechar mientras los guardias de seguridad se encuentran distraídos tomando la temperatura a otros clientes”, dicen las empleadas.

Incluso parejas de la tercera edad, el grupo de la población considerada con mayor riesgo de contraer el nuevo coronavirus, acuden fuera de los horarios establecidos específicamente para ellos.

Algunos cajeros de las tiendas señalaron que a pesar de que mantienen protocolos de vigilancia en la entrada y en los pasillos, les es imposible evitar que las personas acaten las medidas de distanciamiento social.