‘Tren suburbano Coahuilteca debe extenderse a Nuevo León’, consideran expertos en urbanismo

Saltillo
/ 11 julio 2021

Los urbanistas vieron una gran oportunidad de coordinación entre los gobiernos de Nuevo León, Coahuila, el Gobierno Federal y la iniciativa privada

El tren suburbano Derramadero-Ramos Arizpe, contemplado para la Zona Metropolitana de Saltillo, debería ampliar su visión y extenderse hasta Nuevo León, para solucionar, además del conflicto de movilidad local, los traslados entre las dos metrópolis y también al aeropuerto de Monterrey, consideraron los urbanistas Raúl Villalobos y Héctor Laredo.

El Proyecto Tren Suburbano Coahuilteca, que contempla unir las zonas industriales de Saltillo (Derramadero) y Ramos Arizpe (Parque Santa María) hasta la cementera Holcim, se iniciaría con una inversión de 36 millones 115 mil 190 pesos de recursos federales, pero sólo para los estudios de pre inversión a partir de enero de 2022.

Sin embargo, de acuerdo con los especialistas en urbanismo, Héctor Laredo, asesor independiente, y Raúl Villalobos, presidente de la Asociación de Urbanistas AC en Coahuila, el proyecto tiene el potencial para extenderlo hasta Nuevo León, y así resolver otros problemas como el traslado de personas y mercancías entre Saltillo y Monterrey, que constantemente se interrumpe por el clima.

Las ventajas que ofrece una visión integral entre ambos estados para visualizar el proyecto como una macroregión es que habría mayor oportunidad de negocio, sería atractivo para inversión nacional o extranjera, se resolvería el conflicto de los traslados a Nuevo León y principalmente al Aeropuerto Internacional “Mariano Escobedo”, esto debido al proyecto que tiene el vecino estado.

En Nuevo León se contempla también un tren suburbano que enlace a la población con las zonas industriales desde el municipio de García, por la misma vía ferroviaria existente, hasta llegar al Aeropuerto.

El proyecto en Coahuila contempla una longitud de 54 kilómetros desde la zona Industrial de Derramadero, su paso por la zona urbana de Saltillo, zona industrial de Ramos Arizpe, hasta la cementera Holcim.

Pero a partir de la cementera Holcim existe también una vía férrea que llega hasta García -son menos de 50 kilómetros de distancia- y podría hacerse conexión con el proyecto de Nuevo León para llegar al Aeropuerto.

En el caso de Coahuila, el proyecto contempla movilizar 144 mil pasajeros diarios, la mayoría trabajadores de las zonas industriales, casi 49 mil de Derramadero y 39 mil 500 a Ramos Arizpe y 55 mil 500 de viajes inducidos.

Los urbanistas vieron una gran oportunidad de coordinación entre los gobiernos de Nuevo León, Coahuila, el Gobierno Federal y la iniciativa privada, así como la empresa Kansas City Southern de México, actual concesionaria de las vías férreas que se pretenden utilizar para el tren suburbano.

El tren suburbano Derramadero-Ramos Arizpe, contemplado para la Zona Metropolitana de Saltillo, debería ampliar su visión y extenderse hasta Nuevo León, para solucionar, además del conflicto de movilidad local, los traslados entre las dos metrópolis y también al aeropuerto de Monterrey, consideraron los urbanistas Raúl Villalobos y Héctor Laredo.

El Proyecto Tren Suburbano Coahuilteca, que contempla unir las zonas industriales de Saltillo (Derramadero) y Ramos Arizpe (Parque Santa María) hasta la cementera Holcim, se iniciaría con una inversión de 36 millones 115 mil 190 pesos de recursos federales, pero sólo para los estudios de pre inversión a partir de enero de 2022.

Sin embargo, de acuerdo con los especialistas en urbanismo, Héctor Laredo, asesor independiente, y Raúl Villalobos, presidente de la Asociación de Urbanistas AC en Coahuila, el proyecto tiene el potencial para extenderlo hasta Nuevo León, y así resolver otros problemas como el traslado de personas y mercancías entre Saltillo y Monterrey, que constantemente se interrumpe por el clima.

Las ventajas que ofrece una visión integral entre ambos estados para visualizar el proyecto como una macroregión es que habría mayor oportunidad de negocio, sería atractivo para inversión nacional o extranjera, se resolvería el conflicto de los traslados a Nuevo León y principalmente al Aeropuerto Internacional “Mariano Escobedo”, esto debido al proyecto que tiene el vecino estado.

En Nuevo León se contempla también un tren suburbano que enlace a la población con las zonas industriales desde el municipio de García, por la misma vía ferroviaria existente, hasta llegar al Aeropuerto.

El proyecto en Coahuila contempla una longitud de 54 kilómetros desde la zona Industrial de Derramadero, su paso por la zona urbana de Saltillo, zona industrial de Ramos Arizpe, hasta la cementera Holcim.

Pero a partir de la cementera Holcim existe también una vía férrea que llega hasta García -son menos de 50 kilómetros de distancia- y podría hacerse conexión con el proyecto de Nuevo León para llegar al Aeropuerto.

En el caso de Coahuila, el proyecto contempla movilizar 144 mil pasajeros diarios, la mayoría trabajadores de las zonas industriales, casi 49 mil de Derramadero y 39 mil 500 a Ramos Arizpe y 55 mil 500 de viajes inducidos.

Los urbanistas vieron una gran oportunidad de coordinación entre los gobiernos de Nuevo León, Coahuila, el Gobierno Federal y la iniciativa privada, así como la empresa Kansas City Southern de México, actual concesionaria de las vías férreas que se pretenden utilizar para el tren suburbano.