La sequía ha terminado, demos gracias a la NFL

Fútbol Americano
/ 10 septiembre 2020

Tras contratiempos, pandemia, cambios de equipos y negociaciones, finalmente hoy regresa el mejor futbol americano del mundo

KANSAS CITY.- Han pasado apenas ocho meses desde que Patrick Mahomes guio en una remontada increíble a Kansas City, que perdía por 24-0 y terminó doblegando a Deshaun Watson y a los Texans de Houston en la ronda divisional de los playoffs.

La reacción, tremendamente eficaz, acabó catapultando a los Chiefs a su primer Super Bowl en medio siglo.

Desde entonces muchas cosas han cambiado.

La pandemia de coronavirus obligó a cancelar todos los campamentos voluntarios, así como los partidos de pretemporada. Ello significa que la revancha de hoy en el Arrowhead Stadium será el primer partido para cualquiera en la liga desde febrero. Quiere decir también que el público en una de las aduanas más complicadas en la NFL se limitará a cerca de 17 mil aficionados.

Los Texans no cuentan con el receptor estelar DeAndre Hopkins ni con el corredor destacado Carlos Hyde en su plantilla. El coach de los Chiefs Andy Reid tampoco soporta ya la deshonrosa y pesada etiqueta del mejor entrenador que no había ganado un campeonato.

“Tienes que esperar lo inesperado”, admitió Mahomes. “Y eso es lo que estamos intentando hacer. Vamos a tener un plan de juego para todo y yo me voy a ajustar tan rápido como pueda para que podamos tener un inicio veloz. Espero”.

Hay suficientes razones para que ambos equipos esperen tener un buen inicio.

Claro, la ofensiva de los Texans pasó por una transformación drástica con la partida de Hopkins y Hyde. En cambio llegaron los receptores Brandin Cooks y Randall Cobb, y Houston cuenta también David Johnson como corredor.

“Tenemos una oportunidad al visitar el estadio de los campeones del Super Bowl al inicio y competir ante un gran equipo. Eso queremos.. Eso deseamos”, dijo Watson, quien firmó una extensión de contrato por cuatro años y 160 millones de dólares la semana pasada. “Es la mejor oportunidad para iniciar la campaña”.

Se trató de la segunda extensión de contrato más valiosa en la historia de la NFL. La primera: La de 10 años que firmó Mahomes, el Jugador Más Valioso del Super Bowl, quien podría terminar devengando cerca de 500 millones de dólares.