Te quedan artículos gratis este mes, para seguir leyendo...
Regístrate | Login

Inflación, el lastre contra la pobreza

Dinero
/ 29 noviembre 2021

Destaca que aunque

la gente gane un poco más por su trabajo, el incremento no alcanza a compensar el aumento en precios

CDMX.- El parón en la reducción de la pobreza laboral entre julio y septiembre, en medio de niveles de inflación no vistos en 20 años, puede traducirse en que más personas mantengan un ingreso insuficiente para costear la canasta alimentaria, advirtió Guillermo Cejudo, investigador académico del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

“El último dato de inflación es el más preocupante de la coyuntura, porque se come las ganancias de los aumentos en los ingresos a raíz de la recuperación económica, sobre todo de personas en pobreza, donde pequeñas variaciones en los precios de los productos limitan su acceso a los componentes básicos de la canasta alimentaria”, dijo en entrevista.

En la primera quincena de noviembre la inflación superó 7% a tasa anual, el dato más alto desde la segunda mitad de julio de 2001, y la perspectiva es que siga arriba de 6% hasta los primeros tres meses de 2022, según datos del Banco de México.

Además, del tercer trimestre del año pasado al segundo trimestre de 2021, el porcentaje de la población en pobreza laboral —cuyo ingreso es insuficiente para cubrir la canasta alimentaria— bajó de un máximo de 46.0% a 39.9%. Sin embargo, entre julio y septiembre de este año volvió a llegar a 40.7%, tasa 4.1 puntos por arriba del nivel de 36.6% en que se encontraba antes de la pandemia.

“Para ponerlo en términos simples: aunque la gente gane un poco más por su trabajo, ese incremento no alcanza a compensar el aumento en los precios de la canasta básica y, por tanto, se mantiene en pobreza laboral”, explicó el investigador.

El incremento en los ingresos no ha sido homogéneo. Por ejemplo, entre julio y septiembre de 2021 sólo se observó una mejoría en el ingreso de quienes tienen las mayores percepciones, y quienes se ubican en el extremo opuesto no vieron alzas. “Ellos vivieron el efecto de la inflación sin siquiera tener un pequeño colchón por el aumento en el ingreso”, destacó Cejudo.

En el tercer trimestre del año fueron particularmente afectados los trabajadores que están en la informalidad, pues ganan menos, agregó.

De julio a septiembre pasados, los mexicanos ocupados en situación formal reportaron un ingreso de 9 mil 211 pesos al mes, mientras que para quienes están en la informalidad fue de 4 mil 405 pesos. Del segundo al tercer trimestre de 2021 el ingreso laboral promedio de la población ocupada formalmente mostró un aumento de 0.4%, mientras que el de la población ocupada en situación de informalidad cayó 0.8%.

“Quienes están en situación informal siguen teniendo un ingreso debajo de los niveles previos al COVID-19”, afirmó.

COMPARTE ESTA NOTICIA
TEMAS

Newsletter

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie

Anuncio
Anuncio
Anuncio