Diputados británicos firman carta de oposición al matrimonio homosexual

Internacional
/ 29 septiembre 2015

"En las últimas elecciones, ninguno de los partidos defendió la redefinición del matrimonio", argumentaron los signatarios

México DF. Un grupo conformado por casi 60 diputados británicos de todos los partidos, firmaron ayer por la tarde una carta que expresa su postura contra el matrimonio entre personas del mismo sexo y en la que critican las acciones de David Cameron, primer ministro inglés, para legislar sobre un asunto "sin mandato".

Publicada en las páginas de The Daily Telegraph, la misiva anuncia que los parlamentarios iniciarán una campaña en su recinto legislativo para evitar que prospere el proyecto de ley elaborado por el Ejecutivo, cuyo propósito es el de legalizar las uniones universales.

"En las últimas elecciones, ninguno de los partidos defendió la redefinición del matrimonio", argumentaron los signatarios, quienes, no obstante, afirmaron no ser opositores de "las relaciones homosexuales con amor y compromiso".

La iniciativa presentada por Cameron a los legisladores la semana pasada para, el próximo año, legalizar las bodas entre parejas del mismo sexo causó una gran división en su partido, el Conservador, y propició que formaciones políticas minoritarias como el Ukip (United Kingdom Independence Party), Partido de la Independencia del Reino Unido, cobren mayor fuerza.

Cameron anunció la semana pasada el sometimiento a consulta la propuesta de una nueva legislación que avala los matrimonios entre homosexuales y abre las puertas para que éstos puedan celebrarse en diversos templos religiosos, excepto en la Iglesia de Inglaterra.

Aunque la libertad de voto en el asunto fue garantizada, la mayoría de los diputados tories se oponen a la ley, la cual debe presentarse en enero ante el Parlamento.

Tory es la palabra en inglés que se utiliza para definir a quienes pertenecen o son afines al Partido Conservador británico. En español, se escribe tori.

De acuerdo con los diputados creadores de la carta, entre los que se incluyen 35 conservadores, mismo partido que el del primer ministro, el gobierno "no tiene mandato para redefinir el matrimonio".