Dictan formal prisión a activista de Chihuahua

Nacional
/ 29 septiembre 2015

José Luis Castillo Carreón fue acusado por robo a mano armada el 20 de agosto de 2008 en Ciudad Juárez

Chihuahua.- El Juzgado de Garantía decretó el auto de formal prisión en contra del activista social José Luis Castillo Carreón por el delito de robo a mano armada, luego de que el 20 de agosto del 2008, junto con su hijo, asaltó violentamente una sala de masajes en Ciudad Juárez.

Castillo -padre de Esmeralda Castillo Rincón, desaparecida el pasado mes de mayo del 2009 a la edad de 14 años de edad-, y su hijo, Lorenzo Castillo Rincón, fueron detenidos la tarde de este jueves por agentes de la Policía Ministerial Estatal.

La propietaria señaló que el activista social y su hijo irrumpieron violentamente a su negocio armados con una metralleta Uzi y un arma corta, con las cuales, "se llevaron joyería, teléfonos celulares y dinero en efectivo".

En tanto, el abogado defensor solicitó la duplicidad del término para aportar las pruebas, y así, el magistrado resuelva su situación jurídica para el próximo lunes, fecha en que se analizarán las pruebas aportadas por el ministerio público en torno al citado ilícito.

La vocería de la Fiscalía General del Estado afirmó que José Luis Castillo y su hijo perpetraron un robo a mano armada en una sala de masajes el pasado 20 de agosto del 2008, incluso, se les investiga por otros cuatro asaltos similares.

Al decretarse la prisión preventiva en contra de ambos sujetos, fueron recluidos en el Cereso Estatal desde la noche de este jueves en que se les cumplimentó las órdenes de aprehensión que fueron obsequiadas el pasado 6 de enero en esta frontera.

Los dos hombres fueron asegurados en la calle Magnesio 503 de la colonia Postal. Los asaltantes fueron reconocidos por la propietaria del negocio afectado: al ver su fotografía impresa en diversos medios de comunicación, señaló la fiscalía.

Castillo Carreón, de 51 años de edad, y su hijo de 24, participaban en protestas sobre la desaparición de mujeres, incluida la de su hija y hermana, respectivamente, sin embargo, fue así, como fueron ubicados por la propietaria de la sala de masajes ubicada en la colonia Hidalgo.