Advierten especialistas: no es ético almacenar millones de vacunas

Nacional
/ 25 julio 2021

Señalan que la mala administración de las dosis podrían causar que miles de lotes hayan perdido ya su eficacia

CDMX.- Las millones de vacunas contra el COVID-19 que no han sido aplicadas y que, según la Secretaría de Salud, estarían almacenadas, en tránsito o no han sido reportadas como utilizadas revelan que la estrategia centralista ya quedó rebasada, es insuficiente y tiene fallas que podrían causar que miles de lotes hayan perdido su eficacia, según afirmaron ayer algunos especialistas.

Advirtieron que aunque sean 20, 10 o 1 millón de dosis sin aplicar, es claro que el Gobierno apostó por un esquema que dejó fuera la experiencia del Consejo Nacional de Vacunación, se desdeñó la infraestructura instalada, se rechazó el apoyo de gobiernos y no se aprovechó la disposición de la iniciativa privada.

El doctor en Epidemiología y Salud Pública por la Universidad de Yale y catedrático de la UNAM, Malaquías López Cervantes, expuso que ante la tercera ola de contagios, con casi 250 mil fallecidos, “no es ético tener tantas millones de vacunas almacenadas”.

“No debería existir ninguna vacuna que se desperdicie, porque ello revela un mal manejo de la estrategia”, dijo en entrevista el exdirector de Epidemiología de la Secretaría de Salud y del Instituto Nacional de Salud Pública.

Indicó que el Gobierno debe transparentar cuál es el tiempo de almacenaje, de tránsito y de aplicación de estos millones de vacunas: “Hay que recordar que las dosis tienen fecha de caducidad y es muy estricto el tiempo que debe transcurrir entre que son liberadas y aplicadas”.

Explicó que si las vacunas no son adecuadamente almacenadas, pueden perder su potencia y a la hora que se aplica puede ser inútil. Criticó la estrategia de vacunación contra el COVID-19, pues, dijo, no había necesidad de crear un esquema paralelo existiendo en el País una experiencia de muchos años.

Roselyn Lemus, doctora en Biología Molecular por la Universidad de Oxford e investigadora de vacunas contra el COVID-19, expuso que el rezago en la aplicación de dosis indica que “la estrategia de vacunación está mal diseñada y no es suficiente”.

“Si el Plan Nacional de Vacunación no incluye a la iniciativa privada, como ocurre en casi todos los países, incluido Estados Unidos... no veo que vaya a avanzar y puede crearse una crisis mayor”.

Dijo que lo cierto es que hay un tinte político y electoral, porque cerca de la fecha de las elecciones aumentó el número de vacunados.

El doctor en Demografía y catedrático de la UNAM, Héctor Hernández, mencionó que es un despropósito y una pésima estrategia tener millones de vacunas almacenadas, cuando se tienen cerca de 100 millones de mexicanos sin la inmunización completa.

“No se entiende para qué las están guardando. No hay razón, lo que tendríamos que hacer es, como ocurre en Estados Unidos o en otros países, presionar para que el mayor número de personas se vacunen. Tener una reserva es un despropósito”.