Irregularidades en construcción del edificio de Álvaro Obregón retrasan labores de rescate

Nacional
/ 27 septiembre 2017

Los equipos de rescate perdieron horas vitales debido a que el edificio presentaba irregularidades en la construcción, en los últimos pisos las losas eran más pesadas y gruesas de lo permitido

Por Francisco Sandoval para Animal Político

Las horas pasan y 35 familias no ceden. La lluvia cae por momentos, pero aun así los trabajos de rescate no se detienen. A una semana del sismo que azotó el centro de México y que ha dejado 333 muertos y miles de damnificados en cinco estados del país, el edificio de avenida Álvaro Obregón 286, de la colonia Roma, es ya el único punto en el que todavía no se pierde la esperanza.

Cientos de rescatistas luchan incasablemente contra dos factores: el tiempo y una construcción irregular que los obliga a vencer una pesada estructura de concreto donde se presume podría estar por lo menos 39 personas atrapadas.

Los rescatistas perdieron horas vitales debido a que el edificio presentaba irregularidades en la construcción y eso ha retrasado las labores de rescate, reconoció Humberto Morgan, coordinador de asesores de la Secretaría de Movilidad del Gobierno de la CDMX y quien hasta la tarde de este martes fungía como enlace de las autoridades capitalinas con las familias que se encuentran en el lugar del siniestro.

“Se hicieron dos cosas terribles, primero subir a una altura prácticamente de seis pisos que probablemente con unas condiciones que cambiaron en la ley de obra de 1985 hubiese resistido, y segundo por alguna cosa que no entendemos se hizo un procedimiento a partir del tercer, cuarto, quinto y sexto piso, de una losa que se llama catalana”.

Se trata de una losa que tiene base de concreto, una cama de arena y una segunda base de concreto. Cada losa tiene un espesor de 60 centímetros, cuando las losas normales tienen de 10 a 14.

El sobrepeso de las losas y el aumento de los 3 pisos, provocaron que el edificio se colapsara en forma de mordida de pastel por la parte del medio y que las trabes se cayeran una sobre la otra, en forma de sándwich.

Lee la nota completa en Animal Político