'México va a un desastre climático': Greenpeace critica política ambiental de AMLO

Nacional
/ 11 marzo 2019

En un comunicado mencionó que entre las decisiones del actual presidente en torno a la política energética del país que lo colocan en una trayectoria que lo aleja del combate al cambio climático y que muestran que el medioambiente no resulta un tema relevante

Greenpeace expresó su preocupación acerca de que a cien días del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, la política energética adoptada por el mandatario, contraviene de manera radical la lucha en contra del cambio climático y los compromisos del Acuerdo de París.

Señaló que hay una crisis climática insostenible por una grave situación de contaminación atmosférica en el país que provoca la muerte prematura de al menos 17 mil personal al año y hay instituciones gubernamentales , como el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), que señaló en su evaluación estratégica de la política nacional en este tema que las acciones que se estaban tomando desde el gobierno para reducir las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) son borradas por completo para dar paso a energías altamente contaminantes.

En un comunicado mencionó que entre las decisiones del actual presidente en torno a la política energética del país que lo colocan en una trayectoria que lo aleja del combate al cambio climático y que muestran que el medioambiente no resulta un tema relevante, están el plan nacional de refinación -que busca reconvertir el sistema de refinación, que hasta el momento está diseñado para procesar crudo ligero, a crudo pesado (el tipo de petróleo dominante en las reservas mexicanas) junto con la construcción de una refinería más en el municipio de Dos Bocas, Tabasco, con el objetivo de aumentar la producción de combustibles refinados a un millón 600 mil barriles diarios entre diésel y gasolina.

También están la cancelación de la cuarta subasta energética en plazos, donde la energía renovable es más competitiva que los combustibles fósiles, el anuncio de la reactivación del sistema de plantas termoeléctricas, el plan de incremento en la extracción de petróleo, incluso a través de fracking, y la reducción de recursos asignados para mitigación y adaptación de los efectos del cambio climático en 36 por ciento respecto al del 2018.

“Desde Greenpeace reconocemos la importancia de la autosuficiencia energética, así como la necesidad de erradicar la pobreza energética en nuestro país. Es verdad que lograr la soberanía en cuestión de energía es algo prioritario pero no podemos hablar de soberanía si seguimos anclados y dependiendo de los combustibles fósiles a través de una política que agudice la grave crisis climática global”, señaló Pablo Ramírez, responsable de los temas de calidad del aire de Greenpeace México.

La organización señaló que México está a tiempo de dar un giro y alinear su política económica a la muy necesaria política climática. La actual administración se encuentra en una posición en la que tiene una responsabilidad histórica y única en cuanto a las decisiones climáticas que se adopten.