Mujer demanda a la Suprema Corte por “proteger” al IMSS en caso de posible negligencia

Nacional
/ 28 diciembre 2015

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) tardó tres años en diagnosticar un cáncer de mama a Osbelia Círigo, quien terminó por perder un seno y tuvo que pagar más de 176 mil pesos para salvar su vida acudiendo a médicos privados.

Por Gonzalo Ortuño (@periodistagonzo) para Animal Político

A Osbelia Círigo le tardaron tres años en diagnosticar cáncer de mama en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), perdió el tiempo intentando convencer a sus médicos del padecimiento, y terminó por también perder el seno en una cirugía con tratamiento particular. Al no conseguir la reparación de los daños en el máximo tribunal de justicia en el país, demandó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Y es que el fallo de la Corte al atraer el caso de negligencia médica no fue alentador para Osbelia, pues concluyó que la negativa del IMSS a reparar el daño sí era ilegal, por no aplicar la Ley Federal de Responsabilidad Patrimonial del Estado, así que lo único que instruyó fue que el instituto “observe el marco de la responsabilidad patrimonial del Estado y resuelva la procedencia del daño moral”, es decir, que se castigara a sí mismo.

El experto en derecho sanitario Alberto Guerrero Rojas interpuso en defensa de Osbelia Círigo una queja ante el organismo internacional por el deficiente diagnóstico médico que cuestiona la decisión de la Segunda Sala de la Suprema Corte, a quien acusa de proteger al instituto estatal y tratar el tema como una mera cuestión administrativa y no como una vida que ha sido afectada.

En la acusación que formalmente entregó a la CIDH, y a la que Animal Político tuvo acceso, la defensa aludió a La Convención Americana sobre Derechos Humanos (“Pacto de San José de Costa Rica”) , donde acusa al presidente de la república, al Congreso de la Unión, al Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, a la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, así como al Instituto Mexicano del Seguro Social de violar el derecho a la igualdad; a la protección de la ley; a la preservación de la salud y al bienestar; a la justicia y a la imparcialidad de jueces.

“Este es un caso civil y lo tratan como un tema administrativo. Nos mandan primero al Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa que depende presupuestalmente del Ejecutivo y luego mandan el caso a la Segunda Sala” reprochó Guerrero Rojas, quien en su queja comparó las resoluciones de las dos salas de la Corte en casos de reparación del daño, y acusó una diferencia: el afectado gana cuando el responsable es un particular y no una institución del Estado mexicano.

“Que sólo nos den las reglas es como ir con el violador y decirle: ponte tu sanción”, fue la reacción del abogado Guerrero al conocer la sentencia de la Corte.

Osbelia Círigo logró reponerse a sus 66 años del cáncer de mama, gracias a la atención privada con diferentes médicos, pagando poco más de 176 mil pesos entre quimioterapias, cirugías, medicamentos y estudios.

A pesar de haber presentado las facturas correspondientes, el IMSS quiso indemnizarla con cerca de 78 mil pesos por las atenciones deficientes, por lo que el proceso para llegar a la Suprema Corte tardó tres años.

Ahora, tanto Osbelia como su defensa esperan que la CIDH atraiga el caso y rápido pues aseguran se trata de una persona mayor, víctima de una enfermedad terminal y cuya resolución podría sentar un precedente en cómo se otorga la reparación del daño en México.

Para Osbelia, quien trabajó como contratista y auxiliar del IMSS por casi 20 años, la importancia de resolver su caso es también para visibilizar a quienes padecen de la negligencia médica. “No sólo es mi caso, hay muchos más. No quiero que seamos la burla para las mujeres que vienen”.

Por Gonzalo Ortuño (@periodistagonzo) para Animal Político