Te quedan artículos gratis este mes, para seguir leyendo...
Regístrate | Login

Organizaciones civiles exigen dar marcha atrás a la Guardia Nacional

Nacional
/ 18 enero 2019

Esto debido a que ésta representa en los hechos la militarización del país, pone en riesgo la democracia y atenta contra los lineamientos internacionales firmados por el Estado mexicano.

Organizaciones civiles criticaron a la Cámara de Diputados por aprobar la creación de la Guardia Nacional, debido a que ésta representa en los hechos la militarización del país, pone en riesgo la democracia y atenta contra los lineamientos internacionales firmados por el Estado mexicano.

Amnistía Internacional (AI) llamó al Congreso de la Unión (la minuta ya está en el Senado) a desistir de la intención de crear esa corporación y apostar por el reforzamiento de las policías civiles.

Rocío Culebro, directora del Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia, censuró a los diputados y confió en que los senadores no aprueben la creación de la corporación armada, por el riesgo que representa para los derechos humanos la presencia de los militares en tareas de seguridad.

AI dio a conocer que envió al Congreso de la Unión el documento México: Guardia Nacional. Obligaciones internacionales de derechos humanos, en el cual analiza la propuesta para crear esa instancia y presenta 13 recomendaciones sobre el uso de las fuerzas armadas en labores de seguridad.

En caso de que se apruebe la creación de la Guardia Nacional, subraya AI, los legisladores deben asegurar que se adopten las medidas necesarias para garantizar que sea acorde con lo dispuesto en el ámbito internacional en materia de derechos humanos.

Para ello se debe distinguir y separar con claridad las funciones diferenciadas de los elementos civiles y de los militares de la Guardia Nacional, y permitir la acción de los segundos únicamente de forma excepcional, valorada caso por caso y sujeta a las limitaciones impuestas por el derecho internacional.

Asimismo, plantea AI, se debe asegurar que los militares que formen parte de la corporación actúen subordinados a autoridades de seguridad pública o ciudadana de carácter civil, y no permitir que participen en la investigación de los delitos ni actúen como auxiliares del Ministerio Público.

Otra recomendación es que los elementos castrenses realicen detenciones sólo en circunstancias claramente excepcionales y con apego a los derechos humanos, entre otras.

Rocío Culebro lamentó que los diputados hayan aprobado la Guardia Nacional y censuró que no se hayan escuchado las voces de especialistas, académicos y defensores de derechos humanos convocados a los foros realizados en San Lázaro.

De nada sirvió, si en realidad no iban a escuchar nos hubiéramos ahorrado todo esto. Se abren espacios, pero al final no toman en cuenta a nadie; estamos ante una especie de simulación.

La activista dijo que la minuta no incluye cómo se dará el retiro gradual de los militares, como recomiendan organismos internacionales, y destacó que en América Latina sobran ejemplos de que al dar gran poder a las fuerzas armadas, las democracias peligran.

Por la noche, unas 20 personas se manifestaron en el Senado con cartelones con los que formaron la etiqueta: #NoVotePorLaGuerra.

COMPARTE ESTA NOTICIA

Newsletter

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie

Anuncio
Anuncio
Anuncio