El Humano y el espacio

Politicón
/ 31 julio 2021

“Elegimos ir a la Luna en esta década y hacer las otras cosas, no porque sean fáciles, sino porque son difíciles”

John Kennedy (12-septiembre-1962)

El lograr viajar al espacio ha sido uno de los triunfos más importantes de la humanidad; y al mismo tiempo ha sido algo muy complejo que solo pocos países han podido alcanzar. Los dos gobiernos que más han destacado en la exploración espacial han sido los Estados Unidos y Rusia. Los rusos (anteriormente Unión Soviética) lograron lanzar al primer hombre y a la primera mujer al espacio; en 1961 Yuri Gagarin sería el primer cosmonauta en viajar al espacio exterior, mientras que Valentina Tereshkova en 1963 lograría esta hazaña para las mujeres. Por su parte, los norteamericanos lanzaron exitosamente la misión ‘Apolo 11’ que logró poner por primera vez en la historia un ser humano en la superficie de la luna. Sin embargo, no solo los gobiernos han estado interesados en la exploración espacial, muchas empresas y empresarios han mostrado entusiasmo en llegar al siguiente nivel en este tema. Dentro de los hombres del sector privado que más tienen interés por empezar a comercializar los viajes al espacio están: Richard Branson, Jeff Bezos y Elon Musk.  

El 11 de julio de 2021 Richard Branson se convertiría en el primer billonario fundador de una compañía relacionada al espacio (Virgin Galactic) en viajar al borde de la atmósfera. Jeff Bezos, mediante su empresa Blue Origin, logró realizar el mismo viaje el 20 de julio del mismo año y se espera Elon Musk pueda unirse a este club en un futuro cercano. Así como estos tres magnates están logrando viajar al espacio, se espera que en los próximos años el “hacer un viaje al espacio” sea una actividad turística más común.

 Space X (la empresa destinada al espacio de Elon Musk) está desarrollando un programa para poner a los primeros humanos en Marte en los próximos años. Asimismo se está buscando crear atracciones turísticas para llevar a humanos a viajar al espacio y volver; es decir subir al espacio, dar la vuelta a la tierra y volver. La mayoría de estos viajes están cotizados en millones de dólares, sin embargo, conforme más empresas y gobiernos se empiecen a involucrar se puede esperar que lleguen a ser actividades un poco más económicas. Esto no sucederá de inmediato, pero los viajes al espacio llegarán a ser el futuro del turismo, y quizás de la humanidad. El objetivo final de muchas de estas empresas (y gobiernos) no solo es el “viaje”, también será en un determinado momento llegar a colonizar y crear una forma de vida en otros planetas y lunas.

Conforme se siga invirtiendo, y mejorando la infraestructura que habilite el desarrollo humano en otros planetas, también nacerán otros problemas. Aunado a los problemas relacionados a la supervivencia humana en estos planetas, como lo pudiera ser: escasez de agua, alimentación, clima, oxígeno y demás, también existen algunos problemas que llegarían tarde o temprano.  Por un lado, los planetas no le pertenecen a ningún país como sucede aquí en la tierra, que cada uno tiene sus limitaciones territoriales, lo cual desataría un conflicto y un interés de delimitar los territorios. Sumado a esta idea, no existen leyes que rijan otros planetas, lo cual presenta una problemática para quienes vayan a ser habitantes de ellos.  Otro problema es que no existen divisas en otros planetas: ¿Cuál será el mecanismo de pago o cómo será la utilización de dinero en el espacio? Asimismo, no sabemos quién será la autoridad en tal planeta: ¿será una presidente? ¿será un rey?

La exploración espacial ha sido un logro trascendental en la historia de la humanidad, y el porvenir parece ser más prometedor que lo que se ha realizado en el pasado. Es una realidad que ya existe el viaje al espacio en temas de turismo, pero también es inevitable pensar que quizás en menos de 100 años la raza humana empezará a colonizar planetas y lunas.  Por otra parte, también se tienen que ir contemplando los problemas que puedan surgir, así como la manera de resolverlos.

Siguiendo el principio de este artículo con la frase de John Kennedy sobre la exploración del espacio: “Zarpamos en este nuevo mar porque hay nuevos conocimientos qué adquirir y nuevos derechos qué ganar y deben ganarse y utilizarse para el progreso de todas las personas”.

El Humano y el espacio.

“Elegimos ir a la Luna en esta década y hacer las otras cosas, no porque sean fáciles, sino porque son difíciles”- John Kennedy (12-septiembre-1962).

El lograr viajar al espacio ha sido uno de los triunfos más importantes de la humanidad; y al mismo tiempo ha sido algo muy complejo que solo pocos países han podido alcanzar. Los dos gobiernos que más han destacado en la exploración espacial han sido los Estados Unidos y Rusia. Los rusos (anteriormente Unión Soviética) lograron lanzar al primer hombre y a la primera mujer al espacio; en 1961 Yuri Gagarin sería el primer cosmonauta en viajar al espacio exterior, mientras que Valentina Tereshkova en 1963 lograría esta hazaña para las mujeres. Por su parte, los norteamericanos lanzaron exitosamente la misión ‘Apolo 11’ que logró poner por primera vez en la historia un ser humano en la superficie de la luna. Sin embargo, no solo los gobiernos han estado interesados en la exploración espacial, muchas empresas y empresarios han mostrado entusiasmo en llegar al siguiente nivel en este tema. Dentro de los hombres del sector privado que más tienen interés por empezar a comercializar los viajes al espacio están: Richard Branson, Jeff Bezos y Elon Musk.  

El 11 de julio de 2021 Richard Branson se convertiría en el primer billonario fundador de una compañía relacionada al espacio (Virgin Galactic) en viajar al borde de la atmósfera. Jeff Bezos, mediante su empresa Blue Origin, logró realizar el mismo viaje el 20 de julio del mismo año y se espera Elon Musk pueda unirse a este club en un futuro cercano. Así como estos tres magnates están logrando viajar al espacio, se espera que en los próximos años el “hacer un viaje al espacio” sea una actividad turística más común.

 Space X (la empresa destinada al espacio de Elon Musk) está desarrollando un programa para poner a los primeros humanos en Marte en los próximos años. Asimismo se está buscando crear atracciones turísticas para llevar a humanos a viajar al espacio y volver; es decir subir al espacio, dar la vuelta a la tierra y volver. La mayoría de estos viajes están cotizados en millones de dólares, sin embargo, conforme más empresas y gobiernos se empiecen a involucrar se puede esperar que lleguen a ser actividades un poco más económicas. Esto no sucederá de inmediato, pero los viajes al espacio llegarán a ser el futuro del turismo, y quizás de la humanidad. El objetivo final de muchas de estas empresas (y gobiernos) no solo es el “viaje”, también será en un determinado momento llegar a colonizar y crear una forma de vida en otros planetas y lunas.

Conforme se siga invirtiendo, y mejorando la infraestructura que habilite el desarrollo humano en otros planetas, también nacerán otros problemas. Aunado a los problemas relacionados a la supervivencia humana en estos planetas, como lo pudiera ser: escasez de agua, alimentación, clima, oxígeno y demás, también existen algunos problemas que llegarían tarde o temprano.  Por un lado, los planetas no le pertenecen a ningún país como sucede aquí en la tierra, que cada uno tiene sus limitaciones territoriales, lo cual desataría un conflicto y un interés de delimitar los territorios. Sumado a esta idea, no existen leyes que rijan otros planetas, lo cual presenta una problemática para quienes vayan a ser habitantes de ellos.  Otro problema es que no existen divisas en otros planetas: ¿Cuál será el mecanismo de pago o cómo será la utilización de dinero en el espacio? Asimismo, no sabemos quién será la autoridad en tal planeta: ¿será una presidente? ¿será un rey?

La exploración espacial ha sido un logro trascendental en la historia de la humanidad, y el porvenir parece ser más prometedor que lo que se ha realizado en el pasado. Es una realidad que ya existe el viaje al espacio en temas de turismo, pero también es inevitable pensar que quizás en menos de 100 años la raza humana empezará a colonizar planetas y lunas.  Por otra parte, también se tienen que ir contemplando los problemas que puedan surgir, así como la manera de resolverlos.

Siguiendo el principio de este artículo con la frase de John Kennedy sobre la exploración del espacio: “Zarpamos en este nuevo mar porque hay nuevos conocimientos qué adquirir y nuevos derechos qué ganar y deben ganarse y utilizarse para el progreso de todas las personas”.