¿Ya no hay canciones dignas de un Ariel?

Show
/ 8 junio 2018

    El martes se llevó a cabo la Sexagésima Entrega de los Arieles a lo mejor del cine mexicano que fue muy musical desde su primer número, un dueto entre Lila Downs y Joy de Jesse & Joy.

    En el trascurso de la misma, en parte gracias a que el actual Presidente de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas de México, Ernesto Contreras, es muy cuate de los integrantes de Café Tacuba a quienes dirigió en su documental “Seguir Siendo: Café Tacuba”, del 2010, quien estuvo a cargo de la selección musical del evento en general fue Emmanuel del Real, mejor conocido como “Meme”, e inclusive el mismo se aventó una rola en solitario para acompañar el segmento de tributo a todos los creadores cinematográficos que murieron a lo largo del último año.

    La “cereza del pastel” fue la participación de Saúl Hernández, vocalista líder de otra de las grandes bandas de rock mexicano de la última década del siglo 20, Caifanes, quien por su cuenta participó al igual que todos sus compañeros cantantes y músicos en el escenario del Palacio de Bellas Artes cantando uno de sus más famosos temas, “Antes de Que Nos Olviden” en su caso durante un segmento de sensibilización ciudadana por parte del gremio cinematográfico con el clima de inseguridad y desapariciones que ha prevalecido en el último sexenio.

    Todo bien hasta aquí, incluso el muy merecido Ariel a la Mejor Música Original para Andrés Sánchez Maher por la máxima ganadora de la noche, “Sueño en Otro Idioma”, de Ernesto Contreras, pero resulta que además de que se sucedió otro año de premiaciones con la terna al Mejor Largometraje de Animación injustificadamente desierta otro año más resulta que tampoco hubo una canción compuesta para una película lo suficientemente aceptable para valer la apertura de una terna que en otros años tuvo algunos grandes temas de solistas o bandas de pop y de rock mexicanos.

    Para muestra basta un botón, o varios, y sin irnos más lejos en los años 90 cuando justo el mismo Saúl Hernández participó de actor junto a colegas suyos de bandas como Maldita Vecindad en una película como “Ciudad de Ciegos” (Alberto Cortés, 1990) para mediados de aquella misma década al mísmisimo Alex Lora de El Tri le dieron su Ariel al Mejor Tema Musical de 1993 por su hoy clásica “Las Piedras Rodantes”, incluida en la cinta “Un Año Perdido”, de Gerardo Lara, protagonizada por las hoy consolidadas actrices Tiaré Scanda y Vanessa Bauche.

    Y eso no es todo: para fines de la década de los 90, tras el suceso de crítica y taquilla de “Sexo, Pudor y Lágrimas”, ópera prima de Antonio Serrano, entre los varios premios Ariel que ganó incluyendo uno a la Mejor Actriz para la actriz y cantante coahuilense Susana Zabaleta todavía le alcanzó a Aleks Syntek ganar uno por su hoy también clásico original y homónimo para la misma película … pero con el nuevo milenio no fue suficiente que para el año 2000 “Amores Perros” tuviera consigo una banda sonora hasta de dos CDs con temas originales de solistas como Julieta Venegas o agrupaciones como los mismos Tacubos, entre otros, para que a duras penas su productor, el maestro Gustavo Santaolalla a duras penas fuera nominado a un Ariel a la Mejor Música compuesta para cine … que ni ganó.

    Meme del Real ganó su Ariel a la Mejor Música Compuesta para Cine por “Las Oscuras Primaveras” (Ernesto Contreras, 2014) pero … ¿ya no hay canciones mexicanas dignas para ganar un Ariel? Queda de tarea.

    Comentarios a: tavoneto69@yahoo.com.mx