Vacas aprenden a ir al baño para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero

Bienestar
/ 14 septiembre 2021

Algunos bovinos tienen mejores modales que los humanos

Aproximadamente una docena de bovinos en el Instituto de Investigación de Biología de Animales de Granja, en Dummerstorf, Alemania, han sido entrenados con éxito para ir al baño en “MooLoos” - un corral designado, forrado con AstroTurf, donde las vacas pueden orinar de forma segura sin amenazar el medio ambiente.

El amoníaco en la orina de vaca es un gas de efecto invernadero conocido, ya que produce óxido nitroso cuando se libera en el suelo. A nivel mundial, alrededor del 10% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero se deben a la ganadería.

Los investigadores Lindsay Matthews y Douglas Elliffe hablaron con Radio New Zealand el lunes sobre su estudio, que involucró un sistema de recompensa pavloviano, agua azucarada, para alentar a las vacas a usar MooLoo.

“Así es como algunas personas entrenan a sus hijos: los ponen en el inodoro, esperan a que orinen y luego los recompensan si lo hacen”, dijo Matthews.

Alternativamente, las que orinaron fuera del corral fueron rociados con agua durante tres segundos.

Al final de la prueba, que incluyó una serie de 10 sesiones, 11 de las 16 vacas habían aprendido a ir al baño con éxito.

“Muy rápidamente, con un promedio de 15 a 20 micciones, las vacas iniciaban por sí mismas la entrada al baño”, dijo Mathews. “Al final, las tres cuartas partes de los animales hacían las tres cuartas partes de su orina en el baño”.

En comparación con los humanos, las vacas jóvenes impresionaron a los autores del estudio, cuyos hallazgos fueron publicados en Current Biology el lunes.

“Los terneros mostraron un nivel de rendimiento comparable al de los niños y superior al de los niños muy pequeños”, escribieron.

Los investigadores dijeron que el efecto del ganado mundial que enseña a ir al baño a una tasa de alrededor del 80% podría reducir las emisiones de amoníaco hasta en un 56%.

Pero cada detalle adicional cuenta. “Si pudiéramos recolectar el 10 o el 20% de las micciones”, dijo Elliffe, “sería suficiente para reducir significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero y la lixiviación de nitratos”.