Fotos: Especial
Al menos 59 personas murieron, 30 se encuentran desaparecidas y 2.6 millones se han visto afectadas por las lluvias torrenciales que han caído en el noreste de la India y Nepal

Nueva Delhi, India.- Las lluvias torrenciales que han azotado a Nepal y al noreste de la India han dejado al menos 59 muertos, 30 desaparecidos y 2.6 millones de afectados.

En Nepal las fuertes precipitaciones que afectan al país desde el jueves han causado hasta el momento 55 muertos, 30 desaparecidos y 33 heridos, afirmó el jefe del Centro de Operaciones de Emergencia de Nepal, Bed Nidhi Khanal.

"Todavía estamos recopilando información y el número de muertos podría aumentar", aseguró Khanal, que señaló que han movilizado siete helicópteros en varios distritos del país donde se han producido deslizamientos de tierra, pero las malas condiciones meteorológicas han impedido que participen en los rescates.

Además los afectados por las lluvias torrenciales alcanzan ya las 33 mil personas en 28 distritos del país, mientras que más de dos mil han sido rescatadas, anunció hoy en el Parlamento el ministro de Interior, Ram Bahadur Thapa.

 

El Departamento de Hidrología y Meteorología de Nepal informó que la situación empieza a mejorar en el país y que las peores precipitaciones se concentran ahora en el sur del país.

Cerca de la frontera con Nepal, en el estado nororiental indio de Assam, las lluvias torrenciales también dejaron desde el jueves al menos 4 muertos, mientras que los afectados en lo que va de mes en la región ascienden ya a dos millones 645 mil 533, según informó hoy la Autoridad Estatal de Gestión de Desastres de Assam (ASDMA).

Las autoridades han abierto también para los damnificados por el monzón cerca de 327 refugios, donde por el momento se encuentran acogidas 16.596 personas, después de que contabilizaran tres mil 181 localidades afectadas por las lluvias torrenciales, reveló ASDMA.

Estos incidentes meteorológicos son habituales en el Sur de Asia en la época de más intensidad de las lluvias monzónicas, entre julio y agosto, cuando suelen dejar centenares de muertos y millones de afectados en la región.