El Presidente reiteró su postura respecto a enjuiciar a los expresidentes y señaló que este tema lo podría distraer de llevar a cabo su transformación en el país

Andrés Manuel López Obrador dijo que votaría en contra si la iniciativa ciudadana de promover un juicio contra los expresidentes prospera y aclaró que es un asunto que lo podría distraer de llevar a cabo su transformación en el país.

El Presidente reconoció que existe el mecanismo de la consulta, pero insistió que sería promovido por la ciudadanía y no por su administración. 

"Yo tomé posición y dije que no estaba de acuerdo en perseguir a expresidentes. Que pensaba que era mejor condenar el modelo neoliberal. Que es mucho mejor que estar persiguiendo a políticos e influyentes. Es mejor porque así ya no volvemos a cometer el mismo error o no se permite que vuelva el engaño".

Aunque aclaró que esta decisión no quiere decir impunidad pues afirma que la justicia también es prevenir. "Pero la última palabra la tiene la gente si se reúnen las firmas. No podemos ni debemos impedirlo".

AMLO ha insistido en el argumento de que enfrentar a los expresidentes sería un 'distractorio' para su transformación. Esta mañana incluso afirmó que en su gobierno no existen "discrepancias y extremas" y aseguró que está llevando a cabo una transformación "de terciopelo".

¿Por qué vamos a dar motivo para que el conservadurismo se agrupe, se cohesione y se enfurezca más? No, vamos muy bien. No provocar. Pero ese es mi punto de vista. Hay quienes están molesto porque sienten que hubo un saqueo y que gozan de impunidad, pero le estamos pegando en el centro del problema, que es la corrupción", subrayó.