Archivo
La película animada dirigida por Carlos Carrera es la más cara de la historia en México con un costo aproximado de 104 mdp y llegará a los cines de Saltillo este viernes; en entrevista exclusiva con VMÁS, su director dio más detalles

Fue en 1994 cuando el cineasta mexicano Carlos Carrera llevó sus proyectos animados a otro nivel, su cortometraje titulado “El Héroe” llegó al Festival Internacional de Cine de Cannes y ganó la Palma de Oro, uno de los premios más destacados concedidos en el circuito cinematográfico. El cortometraje cuenta con alrededor de 2 mil 800 dibujos, y cuenta una historia en tonos ocres y con ambientes deprimentes y oscuros, justo como le gustan al cineasta. 

Posteriormente Carrera se concentró en otros largometrajes, como “El Crimen del Padre Amaro” y “De la Infancia”, proyectos que aunque no contenían animación, incluían un poco de la esencia y de las historias reales que el cineasta quería contar. Después de cuatro años de largo trabajo, “Ana y Bruno” por fin llega a la gran pantalla, la cinta animada promete más que un buen rato, un mensaje directo al corazón.

En entrevista exclusiva con VANGUARDIA, Carlos Carrera habló sobre su primer largometraje animado, y la complicada realización del proyecto en México, debido al apoyo de los inversionistas y al desarrollo de la animación en nuestro país, lo cual no impidió que esta historia creada hace 13 años, se hiciera realidad.

Una película normal toma mucho tiempo, una de animación toma mucho más. Contamos 13 años desde que nació la idea, pero en realizarla nos tardamos aproximadamente cuatro años y medio, porque era un proyecto muy caro para México. Fue un proceso muy complicado, tuvimos problemas con el presupuesto, uno de los inversionistas se salió, pero ahora estamos muy contentos porque por fin se va a ver en las salas”, compartió emocionado Carrera.

“Ana y Bruno” relata la historia de una niña que se fuga de una clínica psiquiátrica para buscar a su padre y salvar a su madre, en el camino con múltiples aventuras, se encuentra con fantásticos seres que aúnan en temas como la muerte, la familia y la salud mental. La cinta está basada en la novela Ana de Daniel Emil y está ambientada en un México de los años cincuenta.

Es una historia que habla de temas que normalmente no se tocan en una película para niños, pero que creo que en este caso están bien desarrollados. ‘Ana y Bruno’ es algo muy original, no solo para México, sino para el mundo, está llena de sorpresas y tiene mucha emotividad, pero también mucha acción, aventuras, humor, una película muy completa. Y no lo digo yo, lo dice la gente que la ha visto”, aseguró el cineasta.

BUENAS REFERENCIAS
La película llega a México con un gran recorrido a nivel mundial, “Ana y Bruno” estuvo en diversos festivales y en todos recibió muchas alabanzas, inclusive fue la primera ganadora de los Premios Quirino al Mejor Largometraje de Animación Iberoamericana, que se llevaron a cabo en Santa Cruz de Tenerife, España. Fue parte de la Selección Oficial del Festival Internacional de Cine de Animación de Annecy, Francia en 2017, y fue elegida como la película de Clausura en el Festival Internacional de Cine de Morelia del mismo año.

Le fue muy bien en el extranjero, le gustó mucho al público. De repente cuando hay críticas un poquito rudas, se refieren más bien a cuestiones técnicas, más que nada referente a que es una película de bajo presupuesto. Sobre todo la reacción del público, no importa la cultura, por ejemplo en el Festival de Dubái les encantó, ahí hay gente de todo el mundo. Entonces tenemos una cinta muy bonita, y también muy local, porque se ve que la historia pasa en México”, afirmó.

Pero lo que hizo Carlos Carrera no es cualquier cosa, el cineasta realizó la cinta más cara de animación en nuestro país, donde se utilizó un presupuesto de 104 millones de pesos, cerca de 5.7 de millones de dólares, una cifra muy pequeña en comparación a las producciones de Hollywood que siempre alcanzan sumas muy superiores.

La animación es cara incluso fuera de México, lo que pasa es que con los presupuesto que se manejaba no hubiéramos podido lograr la calidad que conseguimos, ni en los tiempos que se requería, por el grado de especialización, y por la cantidad de trabajo que era. Si quieres que un muñequito en 3D se mueva más natural, tienes que meterle más a la geometría, un mayor control. Por eso esta película es cara para los estándares mexicanos, pero muy barata comparada con Pixar por ejemplo”, comentó Carlos.  

Pablo Baksht, productor de la película, quería inicialmente que fuera dirigida por Guillermo del Toro, pero por motivos de agenda y demás, fue imposible; para entonces Carlos Carrera ya ocupaba el puesto del director. Posteriormente, Guillermo tuvo la oportunidad de ver la película durante el Festival Internacional de Cine de Animación de Annecy y afirmó que la trabajo y el trabajo lo había emocionado de manera considerable.

UN CONCEPTO DIFERENTE
Carlos Carrera asegura que su cinta es muy humana, con temas que conectan con el público y que les darán muchas sorpresas tanto a chicos como a grandes. Algunos críticos de cine que han tenido la oportunidad de ver la película animada, afirman que es inevitable ponerse emotivo y que sin duda alguna, es uno de los mejores proyectos mexicanos de la década.

Aunque uno trate de hacer los muñecos diferentes, salen parecidos a lo que he hecho con anterioridad, es mi estilo. Se puede ver este look tétrico, y tiene que ver no solo con mi trabajo de animación en ‘El Héroe’, sino también con ‘De la Infancia’ en el sentido de que se ilustra la inocencia de los niños”, agregó.

El filme llegara a aproximadamente mil salas con 600 copias en todo el país, además de estrenarse también en España, Chile, Perú, Bolivia y Argentina; Rusia, China y Medio Oriente están por definir, y está en negociaciones con un par de países más. La selección del elenco también fue un reto para el director, pues quería que los actores se apropiaran del personaje, así llegaron a formar parte de “Ana y Bruno” Galia Mayer, Silverio Palacios, Marina de Tavira, Regina Orozco, Damián Alcázar y Héctor Bonilla.

“A cada uno de los actores los escogimos por buenos sin duda alguna, con algunos ya había trabajado y hablamos directamente, pero otros hicieron casting e hicieron increíbles audiciones. Lo importante es cómo abordamos la actuación, la idea no fue grabar líneas y ya, fue ver a los actores actuar entre ellos. Por ejemplo, si había una escena entre Marina y Galia, las poníamos a actuar y a improvisar, hay líneas en la película que fue pura improvisación”, finalizó Carlos Carrera.

A SABER:
-13 años pasaron desde la primera vez que se leyó el guión de ‘Ana y Bruno’.
-Es la película de animación más cara de la historia en México con un costo de 104 millones de pesos.
-Aproximadamente 500 personas trabajaron en su realización.
- Llega a unas mil salas con 600 copias en todo el país. También se llega a España, Chile, Perú, Bolivia y Argentina.

LAS VOCES:
Galia Mayer (Ana)
Silverio Palacios (Bruno)
Marina de Tavira (Mamá de Ana)
Regina Orozco (Rosy)
Damián Alcázar (Papá de Ana)
Héctor Bonilla (Dr. Méndez)
Daniel Carrera (Daniel)

Itzel Roldán

Originaria de la Ciudad de México, egresada de la licenciatura en Comunicación de la Universidad Intercontinental. Diplomado en Locución en el Centro de Capacitación MVS. Reportera y editora especializada en periodismo de espectáculos. Amante del cine, la música, la televisión y los animales.