Foto: Especial
El paciente P, como lo denominaron las autoridades sanitarias, nació en plena pandemia de gripe española de 1919. Hoy, a sus 101 años le ganó la batalla al coronavirus

No todo está perdido. Italia se ha convertido en el país más golpeado por el coronavirus, superando en muertes a China, epicentro de la enfermedad. Sin embargo, una luz de esperanza apareció con la recuperación de un hombre, nacido en 1919, durante la pandemia de la influenza española.

“Esta mañana me han dado una pequeña buena noticia: un hombre positivo al COVID-19, nacido en 1919, ha sido dado de alta y volvió a casa, con su familia”, fue el anuncio de esperanza que dio la vicealcaldesa de Rimimi, Roma, a todos los italianos que todos los días escuchan las exorbitantes cifras de contagiados y muertos.

El paciente P, de 101 años, que logró ganarle la batalla al coronavirus levantó el ánimo a los italianos, que cumplen la cuarentena en sus casas. El hombre se suma a las 9362 personas curadas desde que empezó el brote de la pandemia en ese país.

Después de Lombardía, la ciudad de Rimimi en Italia, con 330 000 habitantes, es la segunda región más afectada por el coronavirus. A sus 101 años, el paciente P vivió desde muy pequeño otra pandemia: la influenza española. “Pasó por guerras, hambre, dolor, progreso, crisis y resurrecciones”, indicó la funcionaria.

"Superada la barrera centenaria el destino le puso adelante este nuevo desafío, invisible y terrible al mismo tiempo", siguió la mandataria identificada como Lisi. El paciente fue internado la semana pasada, tras ser diagnosticado positivo al coronavirus.

"En pocos días se volvió 'la historia' también para los médicos, los enfermeros, todo el personal sanitario", relató Lisi. “La esperanza para el futuro de todos nosotros en el cuerpo de una persona ultra centenaria, en momentos en que las noticias diarias tristes de estas semanas cuentan mecánicamente cada día de un virus que se ensaña sobre todo con los ancianos".

“Pero el señor P. lo logró. Su familia anoche lo llevó de vuelta a casa, enseñándonos que ni siquiera a los 101 años el futuro ya está escrito”, finalizó la vicealcaldesa.