La facilidad para la distribución de esta dosis puede ayudar a áreas rurales de difícil acceso que han tenido altas tasas de muertes

El uso de la vacuna de Johnson & Johnson contra el nuevo coronavirus fue aprobado este sábado en Estados Unidos, con lo que el país cuenta ahora con una tercera dosis que podría cubrir las brechas en la campaña de inmunización a medida que aumenta la preocupación por la afluencia de variantes del virus.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) dijo en un comunicado que había otorgado una autorización de uso de emergencia para la vacuna de dosis única para personas mayores de 18 años.

La decisión se produce después de que EU alcanzó un triste hito: 500 mil muertes por la pandemia. También se da en un momento en que los funcionarios de salud están en alerta ante señales de que la disminución de nuevos casos se está estancando.

La inyección es muy eficaz para prevenir casos graves de COVID-19, sin efectos secundarios graves, dijo el miércoles el personal de la agencia en un informe.

El viernes, un comité de asesores externos de la FDA votó por unanimidad que los beneficios de la vacuna superan cualquier riesgo. En la próxima semana, Johnson & Johnson está preparado para enviar entre 3 a 4 millones de dosis, señalaron funcionarios de la administración de Biden.

Se prevé que la inyección de Johnson & Johnson sea más fácil de distribuir y administrar que las vacuna de Pfizer-BioNTech y Moderna, que fueron aprobadas por la FDA a fines del año pasado. Para alcanzar la máxima eficacia, esas vacunas requieren dos dosis con varias semanas de diferencia. También deben conservarse a temperaturas muy frías, mientras que las dosis de Johnson & Johnson pueden conservarse en refrigeradores durante periodos prolongados.

Su simplicidad podría hacer que la dosis sea especialmente beneficiosa para las áreas rurales de difícil acceso que han experimentado tasas más altas de casos y muertes.