Foto: Especial
Ni Abril, quien iba viendo su celular, ni el abogado ni los niños, que iban recostados, vieron nada extraño y mucho menos se percataron que la motocicleta los iba siguiendo

Al rededor de las 19:00 horas de este lunes, Abril Pérez Sagaón fue asesinada con un “tiro perfecto”; el principal sospechoso del su homicidio es Juan Carlos García Sánchez, su exesposo, quien en enero de este año la golpeó brutalmente con un bate mientras dormía.

Ese día, poco antes de las 18:00 horas, Abril salió de una consulta psicológica con sus hijos, en la colonia Narvarte. Ella, su abogado y sus dos hijos subieron a un automóvil, y se dirigieron al aeropuerto de la Ciudad de México, pues a las 23:50 horas tomarían un vuelo a Monterrey.

Cuando circulaban sobre los carriles centrales de Churubusco, una motocicleta con dos hombres a bordo se acercó a ellos por la parte trasera, después uno de los sujetos bajó rápidamente y disparó dos veces contra Abril; esta acción duró menos de un minuto.

Tras los disparos, la gente alrededor se asustó mucho pero también reaccionó de manera inmediata y abrieron paso al vehículo en el que viajaba Abril, que era conducido por el abogado, para que pudiera pedir ayuda.

Al final, el auto logró salir por la lateral hacia División del Norte; el abogado llama al 911 y llegan los servicios de emergencia.

Ni Abril, quien iba viendo su celular, ni el abogado ni los niños, que iban recostados, vieron nada extraño y mucho menos se percataron que la motocicleta los iba siguiendo; de hecho, la referencia de los motociclistas las dan los testigos, reveló Miriam Moreno a “Por la mañana” de Ciro Gómez Leyva.