Foto: Especial
González Iñárritu fue uno de los cineastas que criticó la extinción del Fidecine que aprobó la Cámara de Diputados y el Senado de la República junto a otros 108 fideicomisos

“Por mejor que sea un guion, con un muy mal director, es una mala película”, aseguró el director mexicano Alejandro González Iñárritu este miércoles en el Festival Internacional de Cine de Morelia, y comparó “entre líneas” el guión de la película Los Olvidados, dirigida por Luis Buñuel, con las políticas gubernamentales que se desarrollan en México en contra de la pobreza económica.

González Iñárritu fue uno de los cineastas que criticó la extinción del Fondo de Inversión y Estímulos al Cine (Fidecine) que aprobó la Cámara de Diputados y el Senado de la República junto a otros 108 fideicomisos, lo que representa una bolsa de más de 68 mil millones de pesos.

“Yo creo que nadie va a poder jamás estar en contra de apoyar a los que menos tienen. Creo que es importantísimo que los olvidados sean recordados, sean rescatados, sean apoyados y sean los que primero reciban y los que sean realmente sean considerados”, expresó el director de Amores Perros. “Pero como el guion de Los Olvidados, de Alcoriza y de Buñuel, ese guion, que es un guion perfecto, tiene que estar bien ejecutado”, remarcó.

El cineasta llamó a replantear el concepto de pobreza a otras áreas y no sólo a la económica. “La pobreza intelectual, la pobreza cultural, la pobreza espiritual es el origen de la pobreza económica”, declaró Alejandro González Iñárritu.

El director de Birdman afirmó que un “país sin cine es un país ciego”, ya que el cine es un aliado para expresar y reflejar situaciones, al igual que ocurría con las obras que hacían “los grandes muralistas mexicanos”.