Foto: Especial
En Twitter, un usuario publicó el video, grabado desde un balcón, de la ballena saltando en el mar de Acapulco, Guerrero

ACAPULCO, GUERRERO.- En Acapulco, Guerrero, tuvo lugar un avistamiento atípico, difundido en video: una ballena emergió del mar, ante la ausencia del humanos que se han ‘guardado’ por la Emergencia Sanitaria del Covid-19.

El animal fue captado en el estado, gobernado por Héctor Astudillo Flores, que reporta hasta el momento 15 casos confirmados del nuevo coronavirus, en tanto que hay 80 sospechosos y una muerte.

El pasado 30 de marzo, la Secretaría de Salud declaró la Emergencia Sanitaria por el virus que en el mundo ha dejado más de 30 mil decesos y extendió la suspensión de actividades no esenciales en el sector público y privado hasta el próximo 30 de abril.

En Twitter, un usuario publicó el video, grabado desde un balcón, de la ballena saltando en el mar de Acapulco, Guerrero.

En medio de la ausencia de transportes marítimos y turistas en el puerto turístico por la emergencia sanitaria del Covid-19, se observa al animal que lanza su cuerpo al aire y se ve una de sus aletas por un instante.

“Se aparece una ballena en la bahía de Acapulco” es el título de la grabación que causó sensación en las redes sociales.

Varios paisajes turísticos en México se han quedado vacíos por las restricciones que ha traído la pandemia del coronavirus Covid-19.

El Caribe es uno de esos lugares que se llenaban de visitantes y que hoy en día están sin turistas, por lo que presentan avistamientos atípicos como el de Acapulco.

En la zona urbana e incluso en hoteles de Cancún y la Riviera Maya se han visto en los últimos días ejemplares de animales en peligro de extinción como un jaguar, una tortuga laúd, hocofaisanes y cocodrilos.

Alfredo Arellano, secretario de ecología y medio ambiente del estado de Quintana Roo, señaló que muchos animales han recuperado espacios durante la cuarentena por el coronavirus.

No obstante, dijo que, llaman la atención casos como el de la tortuga laúd de 2.15 metros de largo y 1.4 de ancho, que llegó a depositar 112 huevos frente a la playa del hotel Grand Oasis, en la zona hotelera de Cancún.