Las temperaturas medias de la tierra en el Reino Unido han aumentado alrededor de 1.2 grados centígrados en comparación con los niveles preindustriales. Foto: Tomada de Internet
Las temperaturas medias de la tierra en el Reino Unido han aumentado alrededor de 1.2 grados centígrados en comparación con los niveles preindustriales

El Reino Unido está luchando por implementar medidas adecuadas para hacer frente al aumento del nivel del mar y las temperaturas más cálidas causadas por la contaminación, advirtió el asesor independiente del gobierno en asuntos climáticos.

Las temperaturas medias de la tierra en el Reino Unido han aumentado alrededor de 1.2 grados centígrados en comparación con los niveles preindustriales, mientras que los niveles del mar han aumentado en 16 centímetros desde 1900, dijo el Comité de Cambio Climático en un informe.

Sin embargo, la adaptación no está sucediendo lo suficientemente rápido. En los últimos cinco años, se construyeron más de medio millón de nuevas viviendas que no serán resistentes a las altas temperaturas futuras, según el panel. Solo en Inglaterra se han producido más de 4 mil muertes relacionadas con el calor desde 2018.

“Cuanto más se retrase la acción para abordar estos riesgos, mayores serán los costos que enfrentarán el gobierno y el público del Reino Unido”, dijo la CCC en un comunicado. El comité pidió a los líderes del país que impulsen sus esfuerzos para abordar el cambio climático, incluida la entrega de un mejor plan de acción para apoyar la planificación de la adaptación.

El Reino Unido está organizando conversaciones sobre el clima mundial este año, que culminan con la cumbre COP26 de las Naciones Unidas en Glasgow en noviembre. En la cumbre del Grupo de los Siete en Cornualles el fin de semana pasado, los líderes mundiales, incluido el primer ministro Boris Johnson, no llegaron a establecer medidas concretas para limitar el calentamiento global muy por debajo de los 2 grados centígrados.

El informe de la CCC destacó ocho áreas en las que se necesita una acción urgente, incluida la gestión de los riesgos para la salud del suelo por inundaciones y sequías, y abordar los riesgos para la salud humana por una mayor exposición al calor.