El estreno en Ucrania del documental, que también recoge una entrevista al político prorruso Víktor Medvedchuk, compadre de Putin, levantó polémica en algunos sectores de la sociedad, especialmente entre los radicales y el Gobierno.

El canal de televisión ucraniano 112 ha decidido cancelar la emisión del documental "Revelando Ucrania", del director estadounidense Oliver Stone y que incluye una entrevista con el presidente ruso, Vladímir Putin, después de recibir graves amenazas y sufrir un ataque de extremistas con lanzagranadas.

El estreno en Ucrania del documental, que también recoge una entrevista al político prorruso Víktor Medvedchuk, compadre de Putin, levantó polémica en algunos sectores de la sociedad, especialmente entre los radicales y el Gobierno.

El Ministerio de Información Pública dijo el viernes que el canal no debía emitir "un filme propagandístico" que "amenaza la seguridad de información" de Ucrania.

Consideró "inaceptable la emisión en un canal de televisión de materiales audiovisuales que abiertamente difunden una narrativa antiucraniana de la propaganda del Kremlin y manipulaciones utilizadas por la Federación Rusa en su guerra híbrida contra Ucrania".

El documental recogen las protestas proeuropeístas del Maidán, que acabaron con el entonces presidente Víktor Yanukóvich (2010-2014), la guerra en el este de Ucrania, la detención de los marineros ucranianos por los guardacostas rusos y la supuesta injerencia de Kiev en las elecciones presidenciales de 2016.

Se trata de la relación de Paul Manafort, exjefe de campaña del presidente de EU, Donald Trump, con el prorruso Yanukóvich, del que había recibido 12.7 millones de dólares para asesorarlo.

La cadena ucraniana anuncio la decisión de no emitir finalmente el filme tras escuchar al consejo editorial internacional del canal, que recomendó no difundirlo para proteger, principalmente a los empleados de la empresa.

La medida se tomó por "los ataques terroristas cometidos, la amenaza a la vida y la salud de los periodistas y la viabilidad de las amenazas del jefe de la organización Nebaiduzhi (Indiferente, de extrema derecha), Serhiy Sternenko, la despreocupación del Gobierno (...) y la incapacidad de proteger plenamente los derechos de los periodistas en caso de que haya sanciones contra el canal".

La cadena ucraniana había pedido previamente a los órganos de seguridad prestar protección a sus trabajadores ante las amenazas de fuerzas radicales que "tratan de influir en la política editorial de la cadena", pero el Gobierno no implementó medidas, según 112.

El sábado miembros de grupos radicales atacaron el edificio del canal ucraniano con lo que parecían lanzagranadas, según el canal de televisión, un acto que ha sido calificado por la cadena de "ataque terrorista" y que fue condenado por la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE)

"La seguridad de los empleados del canal de televisión 112 Ucrania y de su página digital 112.ua es nuestra prioridad", recalcó el director general del grupo, Ehor Benkendorf, quien urgió al presidente, Vladímir Zelenski, al Ministerio del Interior y al Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU) a garantizar el derecho al trabajo y a la seguridad de los trabajadores del canal".

La cadena de televisión condenó asimismo la censura y los atentos de frenar sus actividades, pero recalcó que estos hechos forman parte de la "situación insatisfactoria asociada con el mantenimiento de la libertad de expresión en Ucrania".

Recalcó además que el documental de Stone "no viola ninguna ley ucraniana" y recordó que se proyectará en 70 países.