Foto: Especial
La Red Nacional de Refugios resaltó que tras un año de confinamiento fueron asesinadas más de 3 mil mujeres, niñas y adolescentes, el Estado mexicano “se niega a reconocer y atender desde la perspectiva de género y los derechos humanos” las violencias de género

CIUDAD DE MÉXICO.- La violencia contra las mujeres mantuvo su tendencia letal en los tres primeros meses de 2021, cobrando la vida de 589 mujeres, niñas y adolescentes en los primeros 59 días, e incrementando las solicitudes de asistencia de la Red Nacional de Refugios (RNR).

De acuerdo con el primer reporte trimestral de 2021, la RNR tuvo un incremento de 35% de asistencias con respecto al mismo periodo del año pasado, reportándose un aumento considerable de agresiones contra niñas y niños.

La RNR, compuesta por 69 refugios en todo el país, resaltó que tras un año de confinamiento por la pandemia en el que de acuerdo a los datos oficiales fueron asesinadas más de 3 mil mujeres, niñas y adolescentes, el Estado mexicano “se niega a reconocer y atender desde la perspectiva de género y los derechos humanos” las violencias de género.

Durante los primeros tres meses de este año, la RNR atendió a 10 mil 208 personas, de las cuales 6 mil 596 mujeres, niñas y niños fueron canalizados a los refugios y centros de atención externa, casas de transición y emergencias integrales, mientras que al resto se les brindó asistencia mediante líneas telefónicas y redes sociales.

De acuerdo con los registros de la organización el mayor número de solicitudes de apoyo a mujeres víctimas de violencia se produjeron en la Ciudad de México (25.30%), Estado de México (24.92%) y Puebla (4.10%), que podría atribuirse al acceso a internet, redes sociales y líneas telefónicas en la región centro del país, “aunado a que en diversas localidades del país las violencias familiares siguen normalizadas y justificadas por autoridades y las comunidades, limitando el acceso a pedir apoyo o denunciar”.

En el informe, la RNR destacó que en promedio 40 mujeres se comunicaron para denunciar distintos tipos de violencia, siendo en 61% de los casos violencia psicológica, 39.25% física, 15% sexual y 13.17% aseguraron haber sufrido todos los tipos de agresiones, destacando que en marzo 5% de las mujeres “reportaron haber sufrido intentos de feminicidio”. 

Por la atención brindada, la RNR registró que en 90% de los casos “el agresor de las mujeres fueron sus parejas, esposos o exparejas, incluso el 28% de ellos contaban con antecedentes penales por delitos como secuestro, narcotráfico, trata de personas, lavado de dinero, entre otros”.

La RNR resaltó que en 19% de los casos, las mujeres violentadas “estaban impedidas a solicitar apoyo a las autoridades”, porque sus agresores “contaban con vínculos militares o políticos, lo que les limita acceder a servicios de atención y protección ante la corrupción y arbitrariedades de las autoridades”.

En cuanto a la situación de niñas y niños, la organización detalló que “26% de las hijas e hijos de mujeres que solicitaron apoyo de la RNR informaron haber vivido violencias durante el confinamiento, tres de cada diez niñas y niños fueron violentados física y psicológicamente, dos de cada 10 vivieron violencia económica y cinco de cada 100 violencia sexual”.

La organización alertó que, en los primeros tres meses del año, al igual que el anterior, “el Estado y sus dependencias son indiferentes y omisas ante las violencias contra las mujeres”, pues en ese periodo tres de cada 42 mujeres atendidas por la RNR ya habían acudido a instituciones de gobierno a pedir ayuda sin éxito.

Lo anterior refleja “la incapacidad del gobierno para garantizar la vida y seguridad de mujeres, niñas y adolescentes”, puntualizó la organización.