Foto: AP.
Shakira y Jennifer Lopez juntas ofrecieron uno de los mejores espectáculos que se han vivido en este evento

Podrán ser breves, pero los espectáculos de Medio Tiempo del Super Bowl siempre saben sacar lo mejor para su público en el periodo más corto de tiempo —con algunas excepciones—  y en esta ocasión cayó sobre los hombros de dos de las más populares latinas de la actualidad.

Shakira abrió el show con “She Wolf”, seguida de “Empire”, todo esto acompañada de una masiva corte de bailarines, además de sus propios movimientos de cadera, antes de seguir con la versión en inglés de “Suerte”.

La presencia latina continuó cuando Bad Bunny subió al escenario para interpretar junto a la colombiana su éxito “I like it”, para luego seguir con “Puro Chantaje” y “Hips don’t lie”, en el que la cantante aprovechó para saltar sobre la multitud y dejarse llevar por ellos antes de dar paso a Jennifer Lopez.

La neoyorquina de ascendencia puertorriqueña comenzó su participación, la cual estuvo siempre cargada de sensualidad, con “From the block”, para luego cambiar su atuendo por un traje plateado muy revelador en el que ofreció su espectáculo con un poco de pole dance antes de interpretar “Waiting for tonight”, uno de sus más grandes éxitos para fiesta.

Ella por su parte estuvo acompañada por J Balvin, e interpretó además “Love don’t cost a thing”, uno de sus primeros hits, seguido de “On the floor”, probablemente el más importante de sus temas.

Foto: AP.

La cantante dio entonces paso a un coro de niños con quienes interpretó “Let’s get loud”, en la que portó una capa brillante con los colores de la bandera de Puerto Rico, de donde son sus padres, antes de que Shakira volviera a escena.

Foto: AP.

Juntas interpretaron el popular "Waka waka” de la colombiana y bailaron, con un poco de movimiento de caderas por allá, otro poco de salsa por acá y un estruendoso aplauso desde Miami antes de permitir que la disputa por la copa del Super Bowl 54 entre los 49ers de San Francisco y los Chiefs de Kansas City continúe.