Estuvo dos meses en prisión por un delito que no cometió

Cody Gregg es un hombre sin hogar de 29 años que fue visto por la policía caminando extrañamente por un vecindario de la ciudad estadounidense de Oklahoma.

El sujeto iba sin camisa y con las luces traseras de su bicicleta apagadas pese a que era de noche, mientras que portaba una mochila.

Intentaron detenerlo, pero el hombre comenzó a pedalear con más fuerza para arrancar. Sin embargo, tres cuadras más allá fue aprehendido por los oficiales.

Al revisar su mochila, encontraron un paquete que tenía un polvo blanco dentro de una lata de café. De inmediato indicaron que se trataba de cocaína y lo acusaron de  posesión de cocaína con la intención de distribuirlo.

Según informa el Oklahoman, Gregg estuvo dos meses en la cárcel hasta que se realizó su audiencia. Allí, cambió su versión original y se declaró culpable, siendo sentenciado a 15 años de prisión.

El vuelco

Dos días después de afirmar que era culpable, el hombre volvió a una audiencia pero en esta ocasión para cambiar su versión, asegurando que era inocente.

Esto debido a que su abogado le indicó que había una prueba que demostraba totalmente su inocencia. ¿Cuál era? Los resultados químicos de la sustancia blanca revelaban que esta no era cocaína, sino que era leche en polvo.

El hombre señaló que efectivamente había sacado un tarro de leche de una despensa y que se declaró culpable por una razón: quería irse de la cárcel de Oklahoma.

Ese recinto penal es considerado uno de los peores de Estados Unidos, en donde el hacinamiento es terrible. Al afirmar que no era inocente, Gregg iba a empezar a cumplir su castigo en otro lugar, lo cual era lo que deseaba.

Este hecho no es algo casual, ya que de acuerdo a algunos abogados, es común que personas que no tienen recursos económicos para pagar su fianza decidan declararse culpables pese a ser inocentes y así salir de cárceles terribles para ir a penales en mejores condiciones.

Finalmente Gregg salió en libertad y las críticas a la policía aumentaron producto del error que cometieron al calificar de cocaína a la leche en polvo.