Foto: Especial
Desde el 31 de agosto, la periodista Hajar Raissouni se encuentra en la cárcel, junto a su pareja, el ginecólogo y las enfermeras que la han asistido

La periodista marroquí Hajar Raissouni, de 28 años, que trabaja para el periódico en lengua árabe Akhbar Al-Yaoum. Ha sido condenada a un año de prisión con la acusación de aborto clandestino y actos contra la moral pública.

El artículo 490 del código penal marroquí castiga las relaciones fuera del matrimonio. Desde el 31 de agosto, la periodista Hajar Raissouni se encuentra en la cárcel, junto a su pareja, el ginecólogo y las enfermeras que la han asistido.

 

La relación con Refaat Alamin, de 40 años, profesor universitario originario de Sudán, no ha sido nunca una relación escondida. El código penal de Marruecos consiente de interrumpir el embarazo solamente cuando la vida de la mujer está en peligro.

En todos los otros casos se castiga el aborto con penas de cárcel de seis a dos años, y a quien lo haya provocado con cinco años de cárcel. Son perseguidos penalmente también el adulterio y la homosexualidad.

En el 2018, dicen los datos oficiales, en Marruecos han sido acusadas por libertinaje, 3048 por adulterio, 170 por homosexualidad y 73 por aborto clandestino. El caso de Hajar Raissouni podría abrir el camino a una discusión sobre despenalización del aborto.

Con información de Repubblica