Reclamo. Hasta ahora las autoridades no han respondido a nuestras demandas, dice indignada la madre de Édgar. JESÚS PEÑA
Conductor que mató al hijo de Alma Rosina sigue libre, angustiada madre exige justicia

Una sentencia justa exigió Alma Rosina Galaviz González, madre de Édgar Humberto López Galaviz, un adolescente de 16 años que falleció en un accidente de moto el pasado de 30 mayo en la colonia Minita.

Alma dijo que hasta el momento Héctor Pérez Contreras, de 19 años, el presunto homicida de su hijo, se encuentra libre, resguardado por su familia, y no ha pagado por el delito que cometió.

“Él sabe que cometió ese error, que Dios lo perdone, se llevó a mi hijo. Si él hubiera sido otro hubiera dicho ‘perdónenme, discúlpenme’, pero nada, somos padres y por un error que nuestros hijos cometan tenemos que afrontar las consecuencias, pero yo creo que ellos son inhumanos, de corazón duro o no sé qué es lo que pase, porque es la vida de una persona lo que se perdió…”.  

EL DÍA MÁS AMARGO

Alma recordó que la noche del sábado 30 de mayo, su hijo Édgar circulaba acompañado de su pareja, Griselda Rubí Robledo Villalobos, de 16 años, por las calles de Pedro Ampudia e Ignacio Ramón, a bordo de una motocicleta, cuando fue impactado por una camioneta en la que viajaba Héctor Pérez y que le quitó el derecho de paso.

“Sus propios familiares dicen que venía ebrio, que tenía desde el viernes tomando, solo Dios y él lo saben, una persona así no debería ni de manejar, porque mi hijo no tomaba, no fumaba, no se drogaba”.

La madrugada del 31 de mayo Édgar Humberto murió en el Hospital Universitario por las heridas provocadas en el percance en el que su novia, Griselda Rubí, quien tiene un bebé de un año y medio, resultó con graves lesiones y a casi un mes permanece internada en el IMSS.

“Mi nuera está muy grave, muy delicada, sigue en el Seguro y yo me siento derrotada por la partida de mi hijo, pero de pie, porque tengo más hijos”, dijo Alma. 

ES INJUSTA LA PENA QUE LE DARÍAN

Comentó que según sus abogados durante el juicio que se llevará a cabo el próximo 17 de julio al presunto asesino de su hijo podrían darle alrededor de cuatro o cinco años de prisión, por considerar su delito como imprudencial, condena que ella le parece injusta por el delito que cometió.

“Si le dan fianza sale en menos, si se porta bien sale en menos. Pido más condena, aunque como le digo no me va a regresar a mi hijo. Yo digo, sí se puede, que me pague lo que me va a pagar por la muerte de mi hijo, que pague por las lesiones de mi nuera y que lo echen a la cárcel, porque una persona borracha no debe de andar conduciendo y matar gente nomás por matarla”.

“Desde el principio le pedíamos a él que se acercara, que dijera ‘vamos a ayudar a la muchacha’, Él se atravesó sin hacer su alto, era alto de él, él no respetó el alto, quiso ganar y ahí están las consecuencias, desgraciadamente mi hijo ya no está y mi nuera está luchando por su vida.  Nomás lo que queremos es de que se haga justicia, nada más lo que es”.

El pasado sábado 6 de junio familiares de Édgar y Griselda se manifestaron en la plaza de Armas acompañados de un contingente de motociclistas para exigir justicia. JESÚS PEÑA

Y POLICÍAS PROTEGIERON AL HOMICIDA: ACUSA

Alma Galaviz pidió también un castigo justo para los policías que la noche del accidente protegieron al supuesto homicida, llevándoselo del sitio y ocultándolo en una vivienda, con la excusa inventada de que los familiares de los afectados lo iban a linchar.

“Los policías se prestaron, hicieron que les pagaran para dejar al muchachito libre. Estando con mi hijo a mí me sacaron, un policía me saca y a la mamá del asesino la dejan entrar y saca quién sabe qué tantas cosas de la camioneta, unas botellas de cerveza y se va muy jiriola, eso sí lo vi yo”.

Alma presume que hubo algún soborno de parte de los parientes de Héctor a los oficiales que acudieron para atender el accidente.

Contó que su hijo, de oficio albañil y amante de las motos, antes de su muerte había trabajado duramente semanas para comprarse esa moto.

LA ACOSAN EN  REDES

Y denunció que es común que los familiares del presunto homicida de su hijo se burlen en redes sociales por el momento de dolor que está pasando ella, su esposo y sus cuatro hijos.

“Una prima de él, Fernanda, se burla, dice que mi hijo muerto y Héctor libre, que con dinero baila el perro, nos da a entender que a la policía con dinero y estás libre, lo publicó en feis”.