Movilización. Pese a la rápida respuesta de la Policía, no se pudo hacer algo por Julieta ante este episodio de su hijo. ULISES MARTÍNEZ
Desde hace tres años, Edgar fue diagnosticado por médicos privados sobre su trastorno y la necesidad de recibir atención médica especializada para su correcto tratamiento

El asesinato de una madre saltillense, a manos de su hijo con esquizofrenia, conmocionó a la ciudad; vecinos de la familia vivieron momentos de angustia al reportar la agresión.

Alrededor de las 9:00 horas, habitantes de la calle de La Fuente, en la zona centro, reportaron que en la casa de Julieta Hernández, de 60 años, se escuchaba que ella estaba siendo agredida.

Al llegar las autoridades aseguraron a Edgar, quien fue señalado como presunto responsable de haberle dado muerte a su madre, al propinarle golpes y al menos siete puñaladas.

Un hermano de Edgar alcanzó a intentar a defender a su madre, pero no pudo contenerlo, ante lo que sería un ataque de esquizofrenia.

A decir de una vecina y amiga de la familia, desde hace un par de meses, Julieta le compartió en una de sus tardes de pláticas que su hijo Edgar, mostraba conductas fuera de lo habitual por lo que sospechaba que el tratamiento indicado por su psiquiatra ya no le hacía efecto.

“Su muchacho nunca dio señas de ser una persona violenta, pero en vida ella sí me comentó que desde hace meses el medicamento ya no lo mantenía controlado a pesar de que varias veces ya se lo habían cambiado, para que mejorara su padecimiento”, reveló.

Desde hace tres años, Edgar fue diagnosticado por médicos privados sobre su trastorno y la necesidad de recibir atención médica especializada para su correcto tratamiento, tiempo durante el cual, su vida transcurrió con aparente normalidad. (Paloma Gatica /Ulises Martínez)