Especial
Acciones apresuradas desataron terror tras detener y liberar a hijo de ‘el Chapo’

El gobierno del presidente Donald Trump señaló ayer que no prevé que México progrese en su combate contra el crimen organizado, a menos que los niveles más altos del gobierno mexicano demuestren un compromiso político.

Rich Glenn, subsecretario de Estado adjunto para asuntos de narcotráfico internacional, señaló durante una audiencia en la Cámara de Representantes que únicamente se logrará progreso una vez que México desarrolle y comparta una estrategia integral para confrontar al crimen organizado internacional.

La subsecretaria de Estado, Kirsten Madison, viajó hace dos semanas a México para discutir la necesidad de que el País desarrolle y comparta una estrategia con objetivos claros, indicó Glenn.

El funcionario también se expresó sobre lo sucedido la semana pasada en la ciudad de Culiacán, en el norte de México, donde los ataques de hombres armados obligaron al gobierno mexicano a ordenar a la Guardia Nacional y al ejército que liberara al recién capturado Ovidio Guzmán López, hijo el encarcelado capo del narcotráfico Joaquín “El Chapo” Guzmán.

“Lo sucedido la semana pasada nos resulta muy preocupante”, dijo Glenn en los comentarios más duros a la fecha por parte de Estados Unidos sobre el incidente.

 

LA VISITA SECRETA DE LA DEA

El periodista Óscar Balderas, en una colaboración para la Primera Emisión de MVS Noticias con Luis Cárdenas, reveló como inició el operativo en Culiacán para capturar a Ovidio Guzmán López que desencadenó una serie de hechos violentos.

El pasado 17 de octubre se implementó un operativo para detener al hijo de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, en el que se registraron quema de autos, robo de vehículos y balaceras en distintos puntos de la ciudad sinaloense como respuesta de la organización delictiva.

“Esto inició el 11 de septiembre de este año, en una visita secreta que hizo una delegación de alto nivel de la DEA para constatar el estado del narco en México”, indicó el periodista.

Aseguró el comunicador que la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) quería saber si el Cártel de Sinaloa había perdido poder por el encarcelamiento de Joaquín Guzmán.

Afirmó que “esto provocó hacer un operativo fallido precipitado contra Ovidio Guzmán”.

Según el comunicador, Estados Unidos buscó ejercer presión para que el gobierno de México actuara de inmediato contra la organización criminal.

“Encontraron un narcolaboratorio inmenso, en el que se producían 3 toneladas de metanfetaminas en una semana; una locura. Fue tal el asombro de lo que vio la DEA, que llegó el tema a la Casa Blanca y hubo presión de Estados Unidos al Gobierno de México”, comentó el periodista.

El operativo implementado en Culiacán concluyó con la liberación de Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín Guzmán Loera ‘El Chapo’.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, defendió su decisión, argumentando que salvar vidas era más importante que cualquier arresto. El mandatario señaló el sábado que recibió una llamada telefónica de Trump, en la que éste le expresó su “solidaridad” por lo ocurrido en Culiacán.

México bajo presión

La DEA estuvo en el País en septiembre.

❙ El 11 de septiembre una delegación de la DEA hizo una visita secreta a Sinaloa.

❙ Estados Unidos quería saber si el Cártel de Sinaloa aún tenía fuerza tras la condena a “el Chapo”

❙ El Gobierno norteamericano presuntamente presionó a México para efectuar el operativo contra Ovidio Guzmán López, hijo de “el Chapo”.

❙ El 17 de octubre se efectuó el operativo en el que detuvieron a Ovidio Guzmán, pero tuvieron que liberarlo.

Con información de AP y MVS