Foto Archivo
Con el estreno de “La Candidata” las reglas cambiaron en esta ocasión para favorecer a Televisa

Tan no nos equivocamos en nuestro pronóstico de la semana pasada de que “La candidata” iba a ser una telenovela revolucionaria para Televisa que Azteca tuvo que doblar su promoción para “Rosario Tijeras”.

 Ahora sí que las vueltas de la vida, porque hace justo dos décadas fueron los mismos aztecos los que en un momento histórico muy convulsionado para el país tras sucesos como los del año de 1994 (el levantamiento zapatista de enero de 1994 y el magnicidio de Luis Donaldo Colosio en marzo antecediendo la controvertida toma de protesta de Ernesto Zedillo en diciembre) o de 1995 (el Crimen de Estado perpetrado por la policía en Aguas Blancas, Guerrero), la también llamada “televisora del Ajusco” apostó y ganó al estrenar en el horario estelar de su canal 13 la primera producción  que según Wikipedia “ … puso a TV Azteca en el radar de la audiencia televisiva en México”: “Nada personal”.

 ¿Por qué fue eso? Porque el público de aquel entonces, acostumbrado en  específico al entretenimiento monopólico de Televisa por varias décadas en relación a los melodramas seriados tradicionales, estaba ávido de ver contenidos nuevos y de preferencia más apegados a la convulsionada realidad que lo rodeaba se asoció con la productora independiente Argos para contar una historia en la que se mezclaban de manera literal las noticias del acontecer diario con la historia protagonizada no tanto por una Cenicienta sino más bien una mujer de armas tomar (Ana Colchero), la hija sobreviviente de un asesinato quien en un dilema amoroso con dos hombres, un reportero de TV (José Angel Llamas) y un policía honesto (Demián Bichir), busca hacer justicia a sus parientes asesinados.

 Al éxito de “Nada personal” le siguieron ya asociado Argos con la hoy extinta Cadena Tres los éxitos de seriales como “El Octavo Mandamiento”; “Infames” (2012) o “Las trampas del deseo” (2013), todas ellas lidiando a su vez con temas reales como la censura a la prensa, los crímenes políticos o la trata de blancas.

 Y pues como dijera alguna vez Adela Micha en “Big Brother”, con el estreno de “La Candidata” las reglas cambiaron en esta ocasión para favorecer a Televisa en el peor momento de credibilidad y rating de su historia, con un producto que no le pide nada en forma y contenido a todas las producciones enumeradas de Argos gracias a una productora como Giselle González y todo su equipo tanto delante como detrás de cámaras. Si quiere ser testigo de la historia no se la pierda.

 

Comentarios a: sopeoperas@yahoo.com