Tragedia. Doña Cristina duró internada un mes con 11 días; al final le amputaron la pierna derecha. / MARCO MEDINA
Víctima pierde una pierna y el culpable sigue en libertad; el accidente ocurrió hace casi dos meses

Cuando Noelia y cuatro vecinos quitaron el carro de encima de su mamá, doña Cristina, se desvaneció.

Todo fue silencio para la señora de 52 años, a pesar de los gritos de vecinos y la sirena de la ambulancia; ese mismo silencio la invade un mes y medio después durante sus madrugadas, a través de la sábana siente la ausencia de la pierna que le fue amputada.

El antojo por unos “saladitos” le llegó el domingo 26 de junio a las 16:30 horas en la colonia Rubén Jaramillo. Mientras Cristina Nolasco y Noelia, su hija, caminaban hacia la tienda, un Cutlass color rojo estaba a punto de cambiarles la vida.

Por la velocidad con que circulaba, el vehículo subió varios metros por la banqueta; ellas lo vieron, sólo Noelia alcanzó a cruzar la calle. En Tierra y Libertad se escucharon dos impactos, el primero fue contra un Chevy blanco y el segundo contra Cristina.

Aún con su víctima prensada contra la pared, el vehículo placas FHK-1462 aceleró la marcha; algunos vecinos aseguran que su conductor no sabía manejar, otros que iba borracho, lo que sí fue verdad es que no hubo alguna detención por parte de Tránsito.

Cristina estuvo consciente todo el tiempo, miraba hacia todos lados, recuerda que salió mucha gente. A pesar de que hubo decenas de testigos, solamente dos han querido declarar contra el responsable, ellos y la familia coinciden en un nombre: Alfredo Mendoza Morales, pero no hay un documento oficial, hasta el momento, que lo avale. En el expediente 8224-2016 no se han registrado cambios, sigue en pausa.

En el Hospital Universitario trataron de salvar la pierna de Cristina. El infierno que vivió durante 25 días terminó cuando el doctor Macías Mayto le anunció que su pierna derecha sería amputada. 

Un mes 11 días fue el tiempo que Cristina permaneció internada. El 6 de agosto, día de la fiesta más grande de la ciudad que la vio nacer y de la cual tuvo que vivir años lejos para acompañar a su ex esposo, Cristina se topó con una realidad completamente diferente.

Otra desgracia
Las deudas alcanzaron a Noelia, cada vez con menos dinero para el único sostén de la familia, se vio obligada a cambiar la casa de renta donde vivían, así fue como Cristina llegó a Emiliano Zapata 143 y se quebró.

Lo que no pudo hacer durante los días que permaneció internada, terminó por hacerlo frente a su hermana, dos sobrinos y sus dos nietos que la esperaban.

El impacto de ver pedazos de su cuerpo sobre el pavimento, la imagen de la banqueta manchada con su sangre, son recuerdos que aún la invaden, con ayuda psicológica es como Cristina intenta mantenerse concentrada para recuperarse.

Quien tenía planes para dedicarse a cuidar de sus nietos después de años como ayudante de cocina, no se doblega porque sabe tejer, sabe luchar y reza, por las noches pide para quedar bien.

Esta misma fe le impide tener rencor contra el responsable, no tiene algún mensaje para él, pero su hija sí. Noelia quiere justicia para la persona que cambió sus vidas, busca que dé la cara y afronte la consecuencia de sus actos, no más.

La joven de 23 años, busca trabajar en el tercer turno de alguna fábrica, es el único horario que le permitiría lidiar con el de sus hijos, porque ya no hay quién los lleve a la escuela.

En el Hospital Universitario quedó una deuda que no se ha podido pagar, cinco unidades de sangre quedaron pendientes por reponer.

La familia está dispuesta a salir adelante, pero las ganas no bastan, la situación económica en que viven no les alcanza e impide abastecer todas las necesidades de cuidado para Cristina: gasas, vendas, alcohol… mientras esperan y lidian con los casi nulos avances de justicia para su caso.

Del antojo de “saladitos” de Cristina, ni hablar, ella bromea asegurando que esas ganas la pusieron en el lugar que no debía estar. Desde entonces los recuerda, pero no los come, quizá ese antojo le dure por siempre.

¿Quiere ayudar?
> Nombres de las afectadas: María Cristina Nolasco y Noelia Ríos Nolasco.
> Contacto: 844 260 44-43
> Apoyo: Gasas, vendas; buscan cinco donadores de sangre para el Hospital Universitario.

Los hechos
> Accidente: 26 de junio a las 16:30 horas
> Responsable: Alfredo Mendoza Morales.
> Auto en que circulaba: Cutlass.
> Placas: FHK-1462.
> Lugar de los hechos: calle Tierra y Libertad de la colonia Rubén Jaramillo.