Foto: Milenio
Teresa Bracho, presidenta del INEE, dijo que dejar la responsabilidad de evaluar la política a la autoridad educativa equivale a regresar a la Segob la facultad de organizar las elecciones y de contar los votos

El Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) calificó la iniciativa constitucional para derogar la reforma educativa como un atentado del nuevo gobierno contra el sistema de pesos y contrapesos de la democracia

En conferencia de prensa, la Junta de Gobierno del INEE señaló que es indispensable un organismo autónomo para conocer el sistema educativo nacional. 

Teresa Bracho, consejera presidenta del INEE dijo que no se puede volver a dejar la evaluación de los diversos componentes del sistema educativo a la misma autoridad encargada de prestar el servicio educativo, por sus limitaciones e imprecisiones. 

"Hacerlo es equivalente a que de nueva cuenta fuera la Secretaría de Gobernación la que organizara las elecciones y contara los votos. Nuestro país ha avanzado mucho en evitar que la autoridad sea juez y parte en materia educativa", señaló la funcionaria. 

Por la mañana, López Obrador firmó una iniciativa de reforma en materia educativa que, aseguró, coloca al magisterio al centro y desaparece el INEE para dar paso al Instituto para la Revalorización del Magisterio, entre otros puntos.

Insistió que el país necesita de un órgano autónomo que evalúe al sistema educativo nacional, tal como lo ha hecho el instituto desde su fundación desde el 2002, y concretamente desde 2013.

Bracho aclaró que el INEE seguirá cumpliendo su mandato legal en tanto se mantengan en vigor las normas constitucionales que rigen al día de hoy. En el Instituto laboran alrededor de 800 empleados.