Foto: Especial
Aquí hay una prueba más de que el gobierno morenista quiere controlar todos los órganos e institutos que no le son cómodos, destacó Marko Cortés

Ciudad de México. PAN y PRD criticaron la derogación de la reforma educativa y la desaparición del Instituto Nacional de Educación, pues es un salto al pasado.

El dirigente del PAN, Marko Cortés, dijo que el instituto ha servido para la medición de los educadores y tener parámetros sobre el avance o retroceso en la calidad de la enseñanza.

Aquí hay una prueba más de que el gobierno morenista quiere controlar todos los órganos e institutos que no le son cómodos, destacó, al considerar que los principales afectados serán los niños porque no contaran con un organismo que mida imparcialmente la calidad de sus maestros.

Marko Cortés calificó como indignante que se pretenda empeñar el futuro educativo de niños y jóvenes por cumplir con demandas sindicales que rechazan la evaluación de los docentes.

Por su lado, el dirigente del PRD, Ángel Ávila, consideró un grave error la derogación de la reforma educativa. Con ello los intereses políticos se ponen por encima de los de la niñez, en aras de continuar una alianza que al presidente Andrés Manuel López Obrador le dio resultados, con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, y la ex dirigente Elba Esther Gordillo.

Según Ávila Romero no se analizó la reforma educativa vigente, para ver que elementos se podían reforzar e implementar.