Foto: Especial
Los preservativos convencionales están compuestos de látex recubierto de un gel lubricante basado en agua. Esta sustancia pierde sus propiedades con el uso y puede terminar desapareciendo, lo que ocasiona sequedad y molestias durante el sexo, no más con este tipo de condón

Algunos hombres evitan usar condón porque dicen que con ellos disminuye la sensación de placer durante al acto sexual. Lamentablemente, esta no es una decisión buena ya que al no usar este preservativo aumenta el riesgo de tener embarazos no deseados o de contagiarse con una enfermedad de transmisión sexual.

Para mejorar la calidad de los condones y promover su uso, un grupo de investigadores de Boston, con financiamiento de la Fundación Bill y Melinda Gates, desarrolló un condón que genera su propia lubricación al momento de entrar en contacto con los fluidos corporales. El estudio fue publicado en la revista The Royal Society.

Un condón que se autolubrica

Los preservativos convencionales están compuestos de látex recubierto de un gel lubricante basado en agua. Esta sustancia pierde sus propiedades con el uso y puede terminar desapareciendo, lo que ocasiona sequedad y molestias durante el sexo.

El nuevo preservativo utiliza un material hidrofílico que se vuelve resbaladizo cuando entra en contacto con el agua o con cualquier otro medio húmedo. La tecnología no es completamente nueva. Ya existen materiales similares para mejorar la calidad de vida del paciente en procedimientos médicos invasivos como los catéteres.

La nueva investigación involucró el uso de polímeros superhidratados que pueden unirse a la superficie del látex mediante una exposición de 30 minutos a la luz UV en presencia de otras dos sustancias. 

Foto: Especial

Los desarrolladores aseguran que este efecto puede durar hasta mil penetraciones, cuando un condón común soporta hasta 600. Según el estudio una relación sexual común tiene entre 100 y 500 penetraciones.  

En teoría, y si se mantiene ese ritmo, este  nuevo condón permitirá estar más de 32 minutos sin que se note la más mínima incomodidad derivada de la sequedad.

Por su parte, el investigador Mark Grinstaff comentó para la BBC:

“SE SIENTE UN POCO VISCOSO CUANDO ESTÁ SECO, PERO CUANDO ENTRA EN CONTACTO CON AGUA O CON FLUIDOS CORPORALES SE VUELVE RESBALADIZO. SÓLO SE NECESITA UN POCO DE FLUIDO PARA ACTIVARLO”.

Por el momento, el preservativo está en fase de prueba, pero el 86% de quienes lo probaron en el laboratorio confirman que es bueno y que definitivamente aumentará el uso del condón.