Rosario Piedra Ibarra tomó protesta como nueva titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos | Foto: Cuartoscuro
Emilio Álvarez Icaza y la asociación Derechos Humanos y Litigio Estratégico Mexicano aún pueden promover un recurso de queja y solicitar que los amparos sean atraídos por la Suprema Corte de Justicia de la Nación

El senador independiente Emilio Álvarez Icaza y la asociación Derechos Humanos y Litigio Estratégico Mexicano intentaron impugnar el nombramiento de Rosario Piedra Ibarra como nueva presidenta de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, pero sus amparos fueron desechados.

Las demandas de garantías llegaron a manos de los jueces Décimo Primero y Décimo Sexto en Materia Administrativa con sede en la Ciudad de México, Agustín Tello Espíndola y Gabriel Regis López, respectivamente.

Sin embargo, los jueces consideraron que los amparos no proceden contra este nombramiento, porque la designación del titular de la CNDH es una facultad única y exclusiva del Poder Legislativo Federal.

“En ese orden de ideas, al actualizarse de manera manifiesta e indudable la causa de improcedencia invocada se desecha de plano por notoriamente improcedente la demanda de amparo”, detalla el acuerdo del juez Tello Espíndola que desechó el amparo de Álvarez Icaza.

Pese al revés, los quejosos aún pueden promover un recurso de queja y solicitar que los amparos sean atraídos por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Rosario Piedra Ibarra rindió protesta en el Senado el pasado 12 de noviembre, por un periodo de 5 años, en medio de una trifulca, luego de que Morena rechazó la propuesta de su coodinador, Ricardo Monreal, de reponer la tercera votación de la terna.

Con 76 votos de 116 senadores presentes, Piedra Ibarra rindió protesta entre mantas de apoyo y rechazo de la oposición, y flanqueda por una treintena de morenistas que tomaron la tribuna dispuestos a defender la toma de protesta.