Foto: Excélsior
Enrique Cárdenas llegó al gobierno de Tamaulipas con el impulso del entonces presidente Luis Echeverría, con quien estudió en la primera ‘Lauro Aguirre’ de Victoria, ciudad de la que también fue alcalde

CIUDAD VICTORIA, TAMAULIPAS

Con un homenaje de cuerpo presente, fue despedido el exgobernador de Tamaulipas, Enrique Cárdenas González; familiares, dirigentes, militantes y simpatizantes priistas dieron el último adiós al quien calificaron como “uno de los mandatarios más queridos”.

El también amigo del expresidente de la República, Luis Echeverría Álvarez, con quien estudió en la Escuela Primaria Lauro Aguirre de esta ciudad, su natal Ciudad Victoria y quien lo invitó a colaborar en diversos cargos públicos y llegar a la gubernatura, fue elogiado por los asistentes con un minuto de aplausos y guardias de honor.

Como parte de su reseña de vida se mencionó como una persona de trato sencillo y con acciones que beneficiaron a los tamaulipecos, además de ser un permanente defensor de causas nobles, siempre acompañado de su señora esposa Doña Bertha del Avellano.

Cárdenas González nacido en esta ciudad el 4 de febrero de 1927, procreó junto con su esposa, a seis hijos, los cuales le sobreviven, así como nietos y bisnietos.

Empresario de los medios de comunicación, creó junto con familiares la Organización Radiofónica Tamaulipeca (ORT), en los años 60 se reencontró con Luis Echeverría Álvarez, quien lo invitó a la Comisión Estatal Electoral, fue alcalde de Victoria en 1969.

Posteriormente fue senador de la República en dos ocasiones. Llego a la Gubernatura impulsado por Echeverría, periodo administrativo que se caracterizó por su apoyo al sector agropecuario.

En ese tenor, Sergio Guajardo Maldonado, presidente del Comité Directivo Estatal del PRI en Tamaulipas, señaló, “frente a él y su familia rendimos homenaje al priista distinguido al gobernante, legislador, servidor público, empresario, pero sobre todo al gran hombre, a la persona ejemplar que parte para seguir trascendiendo para ser aún más recordado”.

Su amigo de toda la vida, Jorge Bello recordó su estancia en la escuela Primaria Lauro Aguirre, junto con su hermano Alberto, Cárdenas González formalizaron una amistad que se consolidaría a través de los años.

Una persona que tanto estimé, se inicia la amistad con él en 1939 cuando llegamos, mi padre fue comisionado a Tamaulipas como comandante del 29 Regimiento de Caballería, en la Escuela Lauro Aguirre, es compañero de Alberto mi hermano y de ahí los compromisos familiares los realizamos juntos, hicimos amistad fabulosa”, dijo.

A nombre de la familia Cárdenas del Avellano, la nieta de “Don Enrique”, Alejandra Cárdenas agradeció la presencia de las personas para honrar la memoria de su abuelo, “fue un tamaulipeco ejemplar, un priista leal, un hombre de palabra, en su actuar retrató la forma de ser de los tamaulipecos, un hombre franco, sencillo y muy amable”, concluyó.