Foto: Especial
Un estudio llevado a cabo por la Universidad de Oslo encontró que realizar ejercicio durante las semanas finales del embarazo ayuda a reducir el riesgo de que las mujeres embarazadas sufran depresión postparto una vez que den a luz

Las mujeres que hacen al menos 150 minutos de ejercicio a la semana durante la etapa final de la gestación están en menor riesgo de mostrar síntomas de la depresión que ataca a las nuevas madres.

Un estudio llevado a cabo por la Universidad de Oslo encontró que realizar ejercicio durante las semanas finales del embarazo ayuda a reducir el riesgo de que las mujeres embarazadas sufran depresión postparto una vez que den a luz.

La investigación contó con la participación de más de 600 mujeres y analizó la cantidad de ejercicio que realizaron a los siete meses de embarazo. Tras el estudio, se descubrió que el quince por ciento de quienes eran completamente inactivas sufrieron de depresión postnatal.

Por su parte, solamente el tres por ciento de las mujeres quienes cumplieron con 150 minutos semanales de ejercicio moderado o riguroso mostraron síntomas de esta depresión.

“La depresión posparto puede afectar negativamente las relaciones entre los miembros de la familia y el vínculo entre el bebé y la madre, lo que puede tener una influencia negativa a largo plazo sobre el niño. Este estudio sugiere que la actividad física al final del embarazo puede reducir el riesgo de síntomas depresivos en el período postparto”, lee la publicación.

Los resultados completos de la investigación fueron publicados en Journal of Affective Disorders.

Fuente: EL SEMANARIO