Foto: Tomada de Internet
"' El Chapo' estaba intentando fugarse de nuevo del Altiplano. Había algunas señales, sonidos en las torres que se habían dado antes de la primera fuga

Joaquín 'El Chapo' Guzmán fue trasladado de urgencia del penal del Altiplano al de Ciudad Juárez en mayo de 2016 porque las autoridades mexicanas temían que se fugara de nuevo, reveló el entonces Comisionado Nacional de Seguridad de ese país, Renato Sales.

'El Chapo' estaba intentando fugarse de nuevo del Altiplano. Había algunas señales, sonidos en las torres que se habían dado antes de la primera fuga. Revisamos esas señales y tomamos una decisión: vamos a moverlo a otro penal", dijo el exfuncionario.

Univision Investiga obtuvo videos hasta ahora inéditos del operativo del traslado, en los que Guzmán aparece con el rostro serio y la cabeza baja cuando agentes federales especiales lo bajan de un helicóptero y lo suben a otro.

"Él reaccionó pensando que lo estaban extraditando ya. Decía: '¿a dónde me llevan?' Ya después se dio cuenta que estaba en Ciudad Juárez", relató Sales.

En otro video, Guzmán llega a Juárez, donde es revisado por un médico del penal y lo instalan en su nueva celda. Días después del traslado, el gobierno mexicano fue duramente criticado, porque ese penal no tenía una buena calificación y no era de máxima seguridad.

Sales dice que la elección del lugar del traslado fue aprobada en una reunión que tuvo con el entonces presidente, Enrique Peña Nieto, y con el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y se basó principalmente en las características físicas del sitio.

"Por una razón muy simple: el tipo de tierra. Es piedra fundamentalmente en Juárez, entonces es muy difícil hacer un túnel. Pero además en dos kilómetros a la redonda de ese penal no hay absolutamente nada y en un radio de cinco kilómetros había muy pocas edificaciones".

El entonces abogado de 'El Chapo' en México, José Refugio Rodríguez, dijo a Univision que esta información "no se ajusta a la realidad y no justifica el cambio de penal que hicieron ellos".

"Joaquín Guzmán vivió un infierno cuando lo volvieron a detener. No lo dejaban dormir, cada cuatro horas le pasaban lista, lo vigilaban las 24 horas del día. ¿De dónde sacan que se iba a fugar?", dijo el abogado en entrevista.

Vigilancia obsesiva

En julio de 2015, 'El Chapo' se había fugado del penal supuestamente más seguro de México. Sales era el Coordinador Nacional Antisecuestro y un mes después llegó como Comisionado Nacional de Seguridad, la institución encargada del sistema penal, después de la salida de Alejandro Rubido por el escándalo de la evasión.

En enero de 2016, el Chapo fue de nuevo aprehendido en Los Mochis, Sinaloa, por dos patrulleros de la Policía Federal. Lo detuvieron después de que había librado un operativo de la Marina y huía de la ciudad en un auto robado.

"'El Chapo' les dice a los policías: oigan, si ustedes me escoltan al lugar al que voy, si me acompañan, van a tener la vida arreglada, la vida solucionada. Y los policías federales se niegan", relató el ex Comisionado.

Peña Nieto dio la orden de que Guzmán fuera regresado al penal del Altiplano, el mismo del que se había fugado medio año antes. Desde ese momento, dice Sales, cuidar al Chapo se convirtió en una de sus principales tareas oficiales y en una obsesión personal.

El túnel bajo la cárcel continuaba abierto, porque aún trabajaban allí en algunos peritajes de la Fiscalía. "Entonces decido cerrar el túnel y digo: vamos a avisar a la PGR (fiscalía) y al juez. Mejor que nos multen, es más, que nos arresten, a que este hombre se fugue de nuevo. Cualquier cosa es preferible", dijo.

Antes de ser comisionado, Sales fue el fiscal del estado de Campeche, subprocurador en la Ciudad de México y subprocurador de investigaciones, jurídico y de Derechos Humanos en el gobierno federal.

Pronto comenzaron a llegarle señales de alerta, según él. Por una parte, las investigaciones de la fuga de 2015 indicaban que la arena para construir el túnel se había ocultado parcialmente con las obras de reparación del drenaje profundo que alimenta a la Ciudad de México y pasa junto a la cárcel. Esas obras continuaban en 2016.

Sales afirma que luego comenzó a recibir reportes de inteligencia y de ruidos en distintas torres del penal. Entonces decidieron trasladarlo.

"Estaba aislado, vigilado, luchaba por sobrevivir, no por escaparse. Era imposible que hubiera organizado una fuga en esas condiciones", dijo el abogado de Guzmán.

El exfuncionario aseguró que el gobierno de Peña Nieto implementó un operativo de 500 agentes para vigilar el penal de Juárez, además de 75 funcionarios de Gobernación que lo vigilaban desde el sistema de monitoreo de cámaras y directamente en su celda a toda hora.

"Estaban las cámaras que lo ubicaban, lo tenía en mi teléfono celular con una clave especial. Entonces cuando no estaba yo en la oficina, estaba desayunando con mi esposa y con mis hijos y de pronto ponía yo al señor, pues para verlo", relató Sales.

Entre los videos de esta vigilancia, obtenidos por Univision, se observa a Guzmán en su celda, haciendo ejercicio o hablando con alguna persona en un locutorio.

El abogado de Guzmán confirmó que había una vigilancia permanente: "Cuando hablaba yo con él como abogado tenía a dos o tres personas allí vigilando y grabando lo que hablábamos".

Extradición exprés

Otra causa para la elección del penal, en el relato de Sales, fue la cercanía de Juárez con Estados Unidos.

"Ayuda que esté cerca de la frontera porque había una excelente relación con el FBI y una excelente relación con las instancias de seguridad de Estados Unidos".

El 19 de enero de 2017, un día antes de que terminara el mandato de Barack Obama, Sales estuvo al tanto del operativo para enviar a Guzmán a Nueva York, donde fue después juzgado y encontrado culpable.

"Se le dice se le va a extraditar pero se hace con mucha rapidez, para que no se generara otro tipo de problemas y para no permitir igual que se generaran condiciones jurídicas que imposibilitaran el traslado", relató el exfuncionario.

Unas horas antes, un juzgado de Ciudad de México había autorizado la extradición, pero los abogados de Guzmán aseguraron que ni siquiera tenían noticia de que ese día el Tribunal trataría ese caso.

En Juárez, según se ve en otro de los videos obtenidos por Univision, miembros del Ejército mexicano sacaban al reo del penal y lo subían a un avión, que lo llevaría a Estados Unidos. Todo el tiempo Guzmán mantiene la cabeza baja.

Al día siguiente, Sales llegó a su oficina de la Ciudad de México y encendió, como ya era su costumbre, el monitor de la pantalla donde solía monitorear a su reo. No lo vio. "Me llevé el sustó de mi vida. Pensé: se fugó. Por un segundo olvidé que ya lo habíamos extraditado".