Foto: Especial
Roberto de Los Santos de Jesús, “El Bukanas” es un líder de huachicoleros en Puebla; también fue entrenador de sicarios y “estacas” de Los Zetas en Veracruz

PUEBLA.- Roberto de los Santos N., alias “El Bukanas”, el líder del huachicoleo se alió con una célula del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) para controlar los límites de Puebla con el estado de Veracruz.

Según información de la Fiscalía General de la República, existen investigaciones que llevan a identificar que la célula del CJNG que ingresó por el municipio de Acajete y que tenía presencia en la zona terminó acordando con “El Bukanas” para tener acceso libre a los municipios que controla desde Cañada Morelos, en Puebla, hasta Acultzingo, en Veracruz.

Es importante decir que la extensión del CJNG en estados del centro del país ha sido documentada desde 2017 por estudios de inteligencia nacional sobre los grupos delictivos que se encuentran en el territorio nacional.

Al respecto, el 9 de septiembre, El Universal publicó que el CJNG tardó estos tres años en penetrar seis entidades del centro del país con células operativas entrenadas en Puerto Vallarta o alianzas con grupos locales. Así fue que llegó a estados como Puebla, Morelos, Estado de México, Ciudad de México, Hidalgo y Querétaro.

El CJNG mantiene algunos grupos en los municipios poblanos de Palmar de Bravo, Cañada Morelos donde eminentemente tiene el control “El Bukanas” pero según la información de estudios de inteligencia federal, también tiene presencia en la ciudad de Puebla, San Andrés Cholula y en San Martín Texmelucan.

Al respecto, el gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta, detalló en una de sus ruedas de prensa vía online, que había bandas delictivas que usaban al CJNG “como una moda” para atemorizar a sus competidores.

“Hoy, está de moda el Cártel Jalisco Nueva Generación”, comentó el gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta al referirse que grupos locales de Puebla han usado esta agrupación.

“Yo sin duda creo que los grupos delincuenciales se quieren presentar con un membrete nacional como una forma de intimidación a la sociedad y frente a otros grupos. Primero eran los Zetas, luego el Cártel del Golfo. Luego los Templarios. Hoy está de moda CJNG. Yo no puedo negar que ese tipo de cárteles nacionales que se encargan de la distribución de droga en todo el país”, dijo el mandatario poblano.

“El Bukanas” controla el tráfico de huachicol en los límites de Puebla. Foto: Especial

¿Quién es el “Bukanas”?

Roberto de Los Santos de Jesús, “El Bukanas” es un líder de huachicoleros en Puebla; también fue entrenador de sicarios y “estacas” de Los Zetas en Veracruz, donde el gobierno del estado ofrece un millón de pesos de recompensa a quien dé información fehaciente para su detención. Además, apenas hace seis años era comandante de la Policía Municipal de Maltrata, en la región montañosa veracruzana.

“El Bukanas” salió a la luz pública como líder criminal y como comandante policíaco en septiembre de 2014 tras una irrupción militar en el narcorrancho San Pedro, en la congregación Sierra de Agua en las Cumbres de Acultzingo, que puso al descubierto la aceitada red criminal y de corrupción que operaban Los Zetas con las fuerzas policíacas.

Dirigidos por Roberto de los Santos, policías municipales en activo de Maltrata y Acultzingo entrenaban en este rancho a futuros “estacas” de Los Zetas, jóvenes de entre 17 y 25 años a quienes les enseñaban a “tablear” víctimas, torturarlos en fosas de aguas residuales, utilizar armas y a lesionarlos en celdas de castigo.

El rancho criminal fue “reventado” por fuerzas federales, cuando descubrieron a presuntos “halcones” comprando abundante comida en un comedor de la carretera federal que conduce de Orizaba, Veracruz a Tehuacán, Puebla; estos presuntos integrantes de células criminales –indicó el parte militar- eran “cuidados de cerca” por policías municipales.

Ese día, tres jóvenes sicarios fueron abatidos y 31 futuros delincuentes fueron detenidos, así como cinco policías municipales; “El Bukanas” y otros oficiales policíacos lograron darse a la fuga.