Damnificados por las lluvias en el sureste del País afirman que no es suficiente el apoyo que se les ha brindado. CUARTOSCURO
Algunos poblados de Tabasco permanecen bajo el agua, después de las fuertes lluvias que han tenido que soportar en las últimas semanas

JALPA, TAB.- Jalpa fue uno de los municipios sacrificados por los gobiernos federal y estatal para salvar a la ciudad de Villahermosa.

Eso ha provocado que acá el nivel del agua no ceda. Hay puntos en los que sólo llega a los talones, pero hay otros donde alcanza la altura del ombligo.

Las condiciones en las que viven los jalpanecos han provocado que ya algunos tengan infecciones en la piel, fiebre o enfermedades estomacales. Hay zonas donde el agua estancada está infestada de estiércol de perros, vacas y otros animales de granja que tienen los pobladores para alimentarse.

Juan Antonio Gómez es un joven alfarero. Camina entre el agua que inundó su hogar, todo lo que tenía quedó inservible: “Ahorita sólo (vivimos) con lo poco que llega de las iglesias. Los del gobierno sólo nos han dado una despensa. De lo demás, nada, ni agua tenemos”, reclama.