Especial
El mandatario dio a entender que su renuncia se hacía forzado por los militares participantes en el golpe de estado: “¿Tengo acaso otra opción?”, se preguntó

El presidente de Mali, Ibrahim Boubacar Keïta, anunció su renuncia este martes por la noche, horas después de ser arrestado por militares amotinados. En un anuncio televisado, el ahora ex mandatario indicó a su vez que disolvería su gobierno y el Parlamento.

“No quiero que se derrame sangre para mantenerme en el poder”, expresó.

“Querría en este momento preciso, al tiempo que agradezco al pueblo maliense su acompañamiento a lo largo de estos largos años y su caluroso afecto, anunciarles mi decisión de abandonar mis funciones, todas mis funciones a partir de este momento”, con “todas las consecuencias que se derivan: la disolución de la Asamblea Nacional y la del gobierno”, dijo Keïta.

Con todo, el mandatario dio a entender que su renuncia se hacía forzado por los militares participantes en el golpe de estado: “¿Tengo acaso otra opción?”, se preguntó, tras recordar que “ciertos elementos de las fuerzas armadas han concluido que esto debía terminar mediante su intervención”.

Por el momento, los golpistas no han emitido ninguna declaración de intenciones ni comunicado alguno para explicar cuáles son sus objetivos.Tampoco han designado hasta el momento a un líder que asuma la jefatura del estado en este momento crítico, aunque se espera que lo hagan en las próximas horas.

(Con información de Infobae)